“Acciones suben o bajan diariamente y es fácil que al otro día se pierda eso mismo o más”

Luis Carlos Sarmiento Angulo

Me refiero al titular de la primera página de su edición del 30 de julio del presente conforme al cual “Luis Carlos Sarmiento ganó US$ 1.292 por segundo”.

Al respecto me permito comentarle que la información publicada no es correcta y es a todas luces exagerada, por lo que en consecuencia, y teniendo en cuenta los perjuicios que nos está causando, amablemente le solicito aclarar esta información, con el mismo despliegue de la publicación inicial.

Del titular indicado se entiende que percibo la renta allí indicada como ingresos normales y usuales, día tras día, lo cual no es cierto. El cálculo publicado por su diario se basó en la variación en un día determinado del precio de las acciones de Grupo Aval, lo cual no representa para mí un ingreso efectivo ni, mucho menos, permanente.

Como ustedes conocen, los precios de las acciones varían diariamente de acuerdo con múltiples factores del mercado, pero estas fluctuaciones no implican que en el día en que las acciones hayan registrado valorización el accionista esté recibiendo físicamente esos ingresos, ni tampoco que tenga que desembolsar dineros el día en que se registra una baja en el mercado bursátil.

No menos importante resulta la aclaración de que tales valorizaciones se produjeron ese día, caprichosamente seleccionado, pero como reseñó la revista Semana (edición 1579, Pg. 13}, esa cifra cambia todos los días por el movimiento en el precio de la acción de Grupo Aval.

La República comparó el valor de Grupo Aval entre los días 26 y 27 de julio, cuando las acciones subieron cerca de 1,7%, lo cual aumentó el valor de mercado de las acciones de Grupo Aval en US$207 millones.

Sin embargo, esto no significa que sean los ingresos de cada día, pues las acciones suben o bajan diariamente y es muy fácil que al otro día se pierda eso mismo o más.

Si mis ingresos fueran de US$1.292 por segundo, tendría ingresos anuales de US$40.744 millones, lo cual es claramente absurdo.

Para su conocimiento y el de sus lectores, mis ingresos se derivan principalmente de la participación accionaria en Grupo Aval Acciones y Valores S.A. (”Grupo Aval”), quien a su vez es accionista mayoritario de instituciones financieras colombianas.

El Grupo Empresarial Sarmiento Angulo está inscrito como tal en el registro mercantil que lleva la Cámara de Comercio de Bogotá y, en ese mismo registro, está inscrita la situación de control sobre Grupo Aval.

Las utilidades de Grupo Aval en el año 2011 representaron el 7,7% del patrimonio de la compañía al cierre de ese año, cifra perfectamente comparable y coherente con la obtenida por empresas de similar categoría en el mercado nacional.

Agradezco su oportuna atención a la presente y quedo pendiente de la publicación de la aclaración solicitada.