Cinco obligaciones que adquiere al sacar un seguro

Stephanny Pérez - sperez@larepublica.com.co

Muchas veces se cree que un seguro es un servicio a través del cual se concede una responsabilidad a la compañía aseguradora, a cambio de una tarifa mensual o anual, que varía según el riesgo.

Aunque la afirmación anterior es correcta, cabe aclarar que la operación de los seguros no solo se limita a la prestación de servicios, sino también al cumplimiento de las partes de un contrato.

De acuerdo con Fasecolda, los seguros no son más que el vínculo 'a través del cual una persona jurídica denominada asegurador, debidamente autorizado por la Superfinanciera, asume los riesgos que otra persona, natural o jurídica, le traslada, a cambio de una prima'.

Las partes que tienen responsabilidades asociadas con la firma del documento, que está materializado en una póliza, son: la aseguradora, que asume el riesgo; el tomador, quien compra el seguro; el asegurado, el cubierto por la póliza, y el beneficiario que es quien recibe la indemnización.

Aunque en la mayoría de los casos se asume que solo son dos las partes responsables de que se cumpla lo estipulado en esta negociación, cada uno de los anteriores mencionados tiene un rol.

A pesar de que el pago de los siniestros es una obligación de las aseguradoras, al igual que brindar la protección y seguimiento, cabe recordar que el acuerdo es válido siempre y cuando cumplan cada una de las partes.

Cumplir las obligaciones como asegurado es una ventaja desde todos los puntos de vista, principalmente porque permite dejar constancia del movimiento del bien protegido, para el momento en que una accidente o catástrofe cause un siniestro.

El reclamo de las indemnizaciones y la aceptación de las compañías aseguradoras de lo que puede ser o no un siniestro, representa una de las causas de quejas más frecuentes en este sector, a pesar de que en este indicador, la industria aseguradora presenta bajos índices.

Ser constante con los primas en las fechas respectivas también es fundamental, pues en caso de que no se cumpla con el pago correspondiente y se presente una accidente que genere un siniestro, la compañía no tendrá responsabilidad alguna.

A la hora de firmar el contrato verifique los siguientes cinco puntos, para garantizar por completo su protección.

Declarar de forma exacta los riesgos
Al momento de ir a una compañía de seguros porque desea adquirir una póliza, declare todas las características puntuales del riesgo que le va a encomendar. Es muy importante que la compañía conozca factores como en qué zona se encuentra su vivienda, en caso de pólizas para el hogar, o qué problemas de salud ha presentado, en caso de los seguros para personas, para determinar si la aseguradora le acepta o no su póliza, según la indemnización que le puedan brindar.

Pagar a tiempo el costo de la prima
Una de las obligaciones elementales a la hora de adquirir este compromiso es ser conciente del costo de la prima, ya sea a través de cuotas mensuales o anuales. Este es el compromiso inicial del contrato, ya que en caso de que no se cumplan con los pagos, o se haya culminado el contrato sin avisar que desea renovarlo, podría no cubrirle el riesgo en caso de que ocurra un eventual accidente que tenga gastos de por medio.

Entregar reporte del estado de riesgo
Es importarte que una vez firmado el contrato entre la compañía aseguradora y quien toma estos servicios, se esté elaborando un reporte del estado del riesgo que ha aceptado la empresa. Este anuncio, más que ser una rendición de cuentas, puede funcionar como un documento de constancia y argumentación a la hora de que ocurra un siniestro. Este registro funcionará como prueba a la hora de reclamar el dinero de la indemnización.

Obsevar garantías de forma estrcita
Recuerde que a la hora de firmar el contrato, debe leer y confirmar cada uno de los puntos, con el fin de que coincidan con las condiciones en las que usted desea tomar la póliza. Cabe recordar que con el nuevo estatuto del consumidor, la mal llamada 'letra menuda' en los contratos dejó de existir, pues muchos de los documentos que se firman actualmente deben portar adicionalmente un libro con la explicación de la póliza.

Dar noticia sobre el estado del siniestro
Cuando ocurre un siniestro, es decir que el riesgo se ha materializado, es importante presentar un reporte a la aseguradora sobre el proceso de arreglo o recuperación del bien. De este seguimiento también depende que el proceso de reclamo de la indemnización se cumpla a cabalidad y sin contratiempo. No olvide que una parte fundamental en este reclamo es recurrir a cotizaciones, las cuales deben coincidir con la valoración del siniestro.