Compras de emisores de Perú y Brasil presionan al Banrep

Cada vez es mayor la presión que recibe el Banco de la República para intervenir el mercado. Hace ocho días, el Banco Central de Perú compró US$700 millones y ayer su par brasileño negoció varios millones.

Los gremios de empresarios y el mismo ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, le han pedido al Emisor que siga los pasos de estos bancos para frenar la revaluación, pero por ahora la entidad sigue más preocupada por la inflación, su objetivo central, que por la tasa de cambio. Es así como aunque se esperaba que en su reunión del pasado lunes tomara cartas en el asunto, lo que hizo fue subir su tasa de intervención 25 puntos básicos, acentuando la desvalorización del dólar, que en la jornada del viernes perdió otros $10,73 y acumuló una caída de $157,88 en lo corrido del año, al alcanzar un precio promedio de $ 1.784,82.La decisión pretende mantener a raya la inflación y el crecimiento de la cartera, que muestran un ciclo al alza, distinto al de la mayoría de países emergentes, donde los precios van en picada, pero para los empresarios está afectando su competitividad, al profundizar la pérdida del poder adquisitivo del dólar.Por eso, la preocupación aumenta con las intervenciones de los bancos vecinos. Uno de los casos que más preocupa es el del Perú, donde la revaluación tan solo llega a 0,25% en lo que va corrido del año, mientras que el peso, en este mismo periodo, se ha apreciado 8,63%.La brecha aumenta el nerviosismo de los empresarios que ven como sus productos pierden competitividad ante sus vecinos, por lo que a parte de la intervención del Emisor, se ha vuelto a oír propuestas como la de gravar los flujos externos para reducir la entrada de dólares al país.En este contexto revaluacionista, el Banco Central de Brasil sorprendió ayer al mercado al intervenir comprando varios millones de dólares, cuando su moneda tuvo una fuerte apreciación que superó a la colombiana al alcanzar 8,72% en el año.Los analistas explican que el Banco de la República está aguantando lo más que puede y que pese a las críticas de los empresarios todavía no ha comprado dólares, en especial, porque la tendencia depreciativa de la moneda estadounidense es un factor común en todos los países emergentes por lo que realmente no se ve una pérdida de la competitividad ante la región.A ello se une el temor del Emisor de inyectarle liquidez a la economía en un momento que pretende frenar la inflación y el ritmo creciente de los desembolsos.Patricia González, analista de Banco de Bogotá, explica que si el Banrepública interviene el mercado interbancario, iría en contravía del efecto que busca al subir su tasa de intervención, y señala que de hacerlo debería también anunciar alguna medida para sacar del mercado los recursos.Para los corredores de bolsa, el Emisor se decidiría a intervenir cuando el dólar rompiera el piso de los $1.750. Sin embargo, otros analistas como González, consideran que ese nivel debería ir acompañado de una revaluación que superara el nivel de la región. De darse estas condiciones, la entidad debería anunciar una intervención en el mercado junto a una medida para esterilizar la liquidez que le inyectaría al mercado.En cuanto a la medida de intervención, los expertos consideran que lo más probable es que el Emisor renueve sus compras por US$20 millones diarios, ya que su mecanismo para control de la volatilidad que anunció hace cuatro meses no se ha activado porque la TRM no ha llegado ha estar por debajo de su promedio móvil en 20 días menos un 4%. Y frente a la medida que debería tomar para impedir un efecto no deseado en la liquidez del mercado, los analistas dividen sus apuestas, señalando que lo más probable es que use parte de su portafolio en TES, para vender de estos papeles y recoger el exceso de dinero. Otra medida podría ser el control del cupo de expansión a través de las operaciones repo. Las razones por la que bajó el dólar ayer siguieron siendo los buenos fundamentales de la economía y la calma en los mercados externos. La moneda estadounidense abrió en $1.787,20, cerró en $1.784,25, tuvo un nivel mínimo de $1.778,00 y un precio máximo de $1.790,90. En total se transaron US$1.037 millones en 1.502 operaciones. Emisor fue el único que subió su tasaEn medio de la pérdida del valor del dólar a nivel mundial, Colombia fue la única economía de los países emergentes que decidió aumentar sus tasa, haciendo más atractivo el mercado local para los flujos externos. En el inicio del año, la tasa de interés de intervención ponderada de los mercados emergentes cayó 8 puntos básicos hasta 6,74%, su nivel más bajo desde mayo de 2011, mientras que el Banco de la República subió 25 puntos básicos su tasa en el mismo periodo. Un número cada vez mayor de bancos centrales viene recortando su tasa de intervención, en un contexto de desaceleración.Las opinionesPatricia GonzálezAnalista de Banco de Bogotá”El Emisor no interviene porque está preocupado por el crecimiento del crédito y si hay mas liquidez esta dinámica no cambia”.Jorge CardozoAnalista de Corredores Asociados”Las compras de los bancos centrales vecinos presionan al Banco de la República para que también intervenga en el mercado nacional”.Mauricio Jaramillo

TEMAS


Brasil - Perú