Débil reporte de empleos en abril en Estados Unidos

Juan Carlos Ortiz

Esta semana se caracterizó nuevamente por la preocupación sobre la debilidad económica en Europa y la desaceleración del crecimiento en Estados Unidos debido a la los últimos datos económicos publicados en los países.

Inicialmente se conocieron informes sobre la actividad empresarial y fabril de Estados Unidos que continúan siendo mixtos. La caída de la actividad empresarial en la región de Chicago en abril, a su menor nivel desde noviembre de 2009, reavivó los temores, mientras el sector manufacturero del país, en el mismo mes, mostró crecimiento ubicándose en 54,8, el mayor nivel en 10 meses y por encima de 50 que separa la contracción de la expansión.

Posteriormente, otro informe mostró cómo la actividad de servicios disminuyó por debajo de las expectativas.

Mientras tanto, en Europa la agencia calificadora Standard&Poor´s recortó la calificación crediticia de 11 bancos españoles tras rebajar la semana pasada la nota del país.

Y a su vez, se conocieron datos sobre la actividad fabril de la Eurozona no muy alentadores. El índice de gerente de compras, considerado una medida del comportamiento de la economía, cayó a su nivel más bajo en casi 3 años.

El sector manufacturero de Italia se contrajo más de lo esperado mientras que datos en Alemania, España y Francia también mostraron que la actividad fabril cayó considerablemente. Ante este panorama en Europa, el mercado esperaba el jueves que el Banco Central Europeo (BCE) tomará nuevas medidas para estimular la economía.

Sin embargo, las declaraciones de Mario Draghi, presidente del BCE, en las que se refirió a una gradual recuperación que se vería en el transcurso del año, pese a mencionar los actuales riesgos desalentaron al mercado sobre más alivios monetarios.

Todos esto se conoció previo al dato más esperado de la semana, el empleo en Estados Unidos.

Las nóminas no agrícolas agregaron 115.000 nuevos puestos de trabajo en el mes de abril por debajo de las expectativas del mercado de 165.000, mientras la tasa de desempleo bajó una décima a 8,1%, lo cual puede indicar que hay menos personas buscando trabajo en Estados Unidos.

Las nóminas no agrícolas tuvieron un mejor desempeño en los meses previos de febrero y marzo ya que el informe mostró que se crearon 53.000 empleos más de los reportados inicialmente.

El sector privado se incrementó en 130.000 después de haber creado el mes anterior 166.000 nuevos empleos mientras el dato esperado era de 178.000 nuevos empleos.

Las acciones de Estados Unidos cayeron tras conocerse el reporte debido a las dudas sobre la fortaleza del mercado. Ante estos datos y por las elecciones del fin de semana en Grecia y Francia, los inversores están un poco adversos al riesgo.