Directivos de Pacific Rubiales salen de sus acciones

Diana Arrieta Marín - darrieta@larepublica.com.co

Directivos de Pacific Rubiales vendieron este mes 0,062% de las acciones de la compañía. Este hecho creó gran incertidumbre en el mercado accionario y en el sector petrolero.

Según publicó Bloomberg, el canadiense y miembro de la Junta Directiva de Pacific Rubiales, Neil Woodyer, vendió 180.000 acciones el pasado 15 de agosto, convirtiéndose en la mayor venta única en más de cinco meses por un miembro de la junta o funcionario ejecutivo. Asimismo, Carlos Gómez, auditor interno de la petrolera, vendió 15.000 acciones dos días antes.

Las ventas suman un monto de US$4,72 millones, lo cual representa el 0,062% de la capitalización bursátil de la compañía calculada en US$7.500 millones.

Pacific Rubiales, que opera en Bogotá y Toronto, se ha desvalorizado un 21% en términos de dólares estadounidenses desde finales de junio, superando a 15 pares en el mundo, según datos compilados por Bloomberg.

Esta noticia, asegura el analista de Alianza Valores, Santiago Melo, llama la atención en la medida en que crea una incertidumbre sobre las razones que tuvieron estas directivas de vender parte de sus acciones en la firma. “Si bien puede ser por una necesidad de liquidez, también pueden haber otras intenciones”, dice el experto.

Pacific Rubiales se convirtió en el segundo mayor productor de petróleo en Colombia, después de Ecopetrol, mediante el aumento de la producción en su campo del mismo nombre. Se espera que los suministros de Rubiales aumenten a 190.000 barriles a finales del año, lo que es información favorable para la entidad y no da señales de desinversión.

Para Mauricio Hernández, analista de renta variable de Corredores Asociados, hay un fenómeno que se ha presentado en Pacific Rubiales desde hace algunos años. “La compañía ha venido remunerando a algunos funcionarios, concediéndoles acciones. No es la primera vez que un alto mando de la firma vende una importante cantidad de acciones.

Sin embargo, esta situación tendrá un impacto mediático, por el hecho de que un directivo esté vendiendo acciones de la compañía, no puede pasar desapercibido”, explicó Hernández.

En este momento la empresa está a la espera de los permisos del Gobierno Nacional, con el fin de realizar una exploración ambiental para su bloque CPE-6 en el este de Colombia.

Aunque no se conocen las razones por las que estas personas venden sus acciones, se espera que no tengan información privilegiada y que se aclaren los hechos con el fin de no general especulación en el mercado.