E-trading: más allá que una moda

Roberto Paniagua

Tras la aparición del Internet comercial en la mitad de la década de los noventa, el auge (con posterior declive) de las punto com y mucho tiempo después, las denominadas redes sociales, se demostró que más allá de ser una moda, la web se fortalece como un canal idóneo para la compra y venta de servicios financieros, que hoy trascienden al mundo bursátil.

Es un hecho. El E-Trading, un negocio que representa 20% de las transacciones mundiales en acciones, es la nueva revolución de las finanzas personales en Colombia porque ofrece un sistema en línea mediante el cual se pueden invertir pequeñas cantidades de dinero para comprar y vender participaciones en las empresas que cotizan en bolsa, de una manera rápida y segura.

Pero más allá de ser una moda, este canal llegó para quedarse y se convierte en un motor importante para promover una mayor cultura inversionista, que hasta hace algunos años se remitía a limitados instrumentos de inversión para las personas del común.

¿Qué tan preparados están los inversionistas para este nuevo canal?
En la medida en que se promuevan iniciativas y espacios académicos con concursos como la Bolsa Millonaria para que las personas naturales, que hoy tienen un fuerte peso en las negociaciones en bolsa, el mercado irá abriéndose mayor paso cada vez.

¿Qué tanto espacio tiene para crecer el E-Trading en Colombia?
A pesar de que en países como los Estados Unidos el E-trading se utiliza desde la década de los noventa, en Colombia ha tenido una desarrollo exponencial en los últimos años: entre 2009 y 2011 los montos negociados por este canal han tenido un incremento de 154%, pasando de $1,85 billones a $4,7 billones, lo que equivale a 5.8% del total negociado en el mercado.

Entre tanto, la negociación en línea representó 12,9% del número total de operaciones y 7% del volumen negociado en acciones en el país durante el primer trimestre del año.

Por si fuera poco, cada vez más personas se dan cuenta de las bondades del E-Trading, tras comparar la rentabilidad de productos tradicionales como CDT, cuya rentabilidad real no supera 3%, mientras que en lo corrido del año el índice de referencia de la Bolsa de Valores de Colombia (Igbc) alcanzó un nivel cercano de rentabilidad de 7%. Al mirar más allá, en los últimos 10 años, el índice se ha valorizado cerca de 22%, lo cual muestra que una inversión de largo plazo vale la pena.

Con herramientas como el E-Trading, las familias tienen la posibilidad de obtener buenos rendimientos e ingresos adicionales en el largo plazo al realizar inversiones de manera sostenida y percibir dividendos robustos de las diversas compañías cotizantes en bolsa, dándose la oportunidad de, por ejemplo, tener un apoyo para pagar la universidad de los hijos o planear adecuadamente las cuotas de pago de su vivienda o automóvil.