El celular será el canal más usado para transacciones

Daliana Garzón Ortegón - dgarzon@larepublica.com.co

La tecnología ha venido siendo un motor muy importante de desarrollo en las últimas décadas. En el último lustro con la acelerada evolución que ha tenido, las soluciones y el nivel penetración de la misma ha crecido significativamente permitiendo que muchos negocios estén evolucionando hacia nuevas formas de servir a sus usuarios.

El sector bancario, por supuesto, no ha sido ajeno a esta transformación. Hemos visto como las interacciones de los consumidores migran de los canales tradicionales a interacciones mucho más 'ricas' a través de nuevos canales como las redes sociales, aplicaciones para tabletas y teléfonos inteligentes, atención vía chat y video, entre otros.

Así mismo, los canales tradicionales han ido evolucionando y es así como se ha creado el concepto de las sucursales inteligentes en donde el cliente vive una experiencia completamente diferente a la que tenía hace pocos años y donde la tecnología es un protagonista de primera.

Por otro lado, la tecnología está dando paso al surgimiento de un nuevo ecosistema en donde a través de billeteras electrónicas que pueden contener entre otros tarjetas débito, crédito y chequeras virtuales, el dinero puede moverse entre personas y comercios. Y entre comercios sin utilizar los medios tradicionales dando oportunidades a nuevos jugadores en el mercado y a la vez están facilitando su uso para los clientes. De esta forma las transacciones tradicionales a través de plásticos (tarjetas débito y crédito y cheques físicos) están siendo reemplazadas por transacciones a través de dispositivos móviles como tabletas y teléfonos inteligentes.

En un corto plazo, lo que viene apoyado en la tecnología es un acompañamiento total del banco a sus clientes y usuarios, en donde las soluciones y servicios estarán siempre donde ellos están y no como ocurría hasta hace poco tiempo que el consumidor busca los lugares específicos en donde la entidad tiene presencia para servirlo. Apalancados en los dispositivos que cuentan con GPS (sistema de posicionamiento global) el banco podrá ofrecerle de forma proactiva basado en los comportamientos y preferencias del cliente, lo que se pueda necesitar en la ubicación en que se encuentre.

Adicionalmente, los medios de pago tradicionales como son los plásticos de tarjeta débito, tarjeta crédito y chequeras empezaran a disminuir en su uso dando paso a los dispositivos móviles que serán el medio para usar el dinero virtual que estará en las billeteras electrónicas.

Finalmente y no menos importante a través de estas soluciones soportadas en la evolución de la tecnología, que no solo ayudan a mejorar la experiencia del consumidor pero que también dan la oportunidad de ofrecer servicios a bajos costos, se podrán alcanzar los niveles de bancarización esperados.

Se llegará a ello, ofreciéndole a los sectores menos favorecidos servicios muy a la medida de sus posibilidades y de sus necesidades. Esto hará que millones de transacciones que hoy en día se hacen en efectivo y que no son vistas en el sector bancario se conviertan en transacciones financieras a través de las soluciones tecnológicas de bajo costo creadas para este fin. El teléfono celular tradicional, los teléfonos inteligentes y las tabletas serán en corto plazo el canal más usado por los usuarios bancarizados.

'La regulación sería un elemento para revisar'
'Esto no es una visión, es una realidad, sin embargo para acelerar su adopción en nuestro país tenemos un reto importante en que la regulación, los productos y los procesos se adapten para atender esta nueva realidad', dice Daniel Garzón, director de Tecnología de Citibank. Para él, la forma como las personas hacen transacciones está transformándose y los celulares serán los preferidos.

TEMAS


Tecnología