El Emisor, el dólar y las tasas de interés

Orlando Santiago

La Tasa Representativa del Mercado se encuentra en su segundo nivel más bajo en promedio de los últimos 12 años y esto obedece, no solo a condiciones locales sino al recambio económico que está atravesando la región suramericana en la historia económica global.

Comenzando por los avances internos, se debe destacar, el aumento constante de la inversión extranjera directa e indirecta que en la última década ha sido responsable parcialmente de un mejoramiento de las cifras macroeconómicas asociadas a la generación de empresas, lo cual ha contribuido al mejoramiento en la percepción de seguridad de Colombia como un destino económico seguro de inversión, que a su vez, es consecuencia de un manejo político diferente que abrió posibilidades de condiciones de inversión a extranjeros que tenían a Colombia en la mira, pero que no sentían la confianza suficiente para dar ese paso de traer sus capitales al país.

Muchos son los sectores que se han potenciado con este crecimiento, pero sin duda la minería e hidrocarburos se convirtieron en uno de los negocios más atractivos para inversionistas extranjeros, logrando así ocupar la mayor parte del total de los capitales provenientes del exterior e inundando de dólares nuestro mercado.

La otra cara de la moneda la sufren sectores manufactureros y relacionados, que sienten rigurosamente el efecto del fortalecimiento del peso colombiano, pues el dólar ha perdido fuerza en economías emergentes y por estos días solo logra la moneda americana sobreponerse al alicaído euro que sufre de sus propias enfermedades, en un bloque económico que atraviesa por uno de sus peores momentos, con muchos de sus miembros con serías dificultades.

En este orden de ideas, los sectores mas afectados le piden al Gobierno Nacional y este a su vez al Banco de la República, que actúe de manera más fuerte en el mercado, con intervenciones mayores a las que ha registrado hasta el momento. Pero lo que muchos ignoran es que no está necesariamente en manos de un Banco Central lograr que una moneda local se devalúe frente al dólar, pues el problema no es el peso, el problema es la debilidad del dólar ante economías emergentes.

Vale la pena resaltar que gracias a estas intervenciones forzosas en las que el Banco de la República ha intentado frenar la revaluación del peso, le han costado al Banco registrar 2 años consecutivos de pérdidas en sus estados financieros, lo cual parece bastante complejo en una entidad que tiene dentro de sus funciones manejar las reservas del país.

Actualmente se vive una fuerte recesión económica global que ya se ha mostrado en todo el mundo y donde ningún país ha escapado a los síntomas, por lo que se podría decir que en el corto plazo el Banco de la República debería pensar en recortes en las tasas de interés, no pensando necesariamente en la devaluación de la moneda, sino en estimular la producción industrial y cifras relacionadas con el crecimiento económico, las cuales vienen mostrando claros síntomas de desaceleración.

La rebaja de tasas tendría un impacto leve en la cotización del dólar y con ello podríamos pensar en una TRM que pueda seguir cotizando a los niveles actuales, pero que no amenace los mínimos registrados en los últimos años donde solo en 2012 estuvimos cerca a los $1.750 y hace un par de años llegamos a observar la tasa de cambio incluso por debajo de los $1.670.

De esta forma están dadas las condiciones para que el Banco de la República considere rebajas en las tasas de interés, pues la principal amenaza del mundo es la recesión económica y no la inflación desde hace varios meses. Vale la pena recordar que China viene bajando tasas preocupada por su menor ritmo de crecimiento económico; de igual forma, Brasil recientemente dejó sus tasas de referencia en mínimos históricos preocupada por la evidente desaceleración de su economía y el Banco de la República no debe esperar a que los síntomas recesivos se hagan notar de una mayor forma en Colombia y por ello debe anticiparse a dichas consecuencias con rebajas en las tasas lo mas pronto posible. Una rebaja de tasas estimularía tanto la economía como el mercado cambiario siendo no solo una decisión apropiada para el momento, sino también conveniente para todas las partes en Colombia.

TEMAS


Dólar