El nuevo plan de desmonte concluiría por fin la ‘novela’ de la firma Factor Group

María Carolina Ramírez - mramirez@larepublica.com.co

Un mes después de haber sido publicado el Auto de la Supersociedades en el que se le ordena de manera inmediata a David Wigoda liberar los predios embargados por el Banco Bbva, con el que se buscaba solucionar en parte los líos de la firma, todo parece estar a punto de arreglarse.

Y es que un lote ubicado en el paraje Las Palmas en Medellín, Antioquia, que es propiedad del ganadero Luis José Botero sería la solución a los problemas. La venta de dicho terreno permitiría reunir el dinero necesario para acabar con la hipoteca que pesa sobre otros terrenos de Factor Group, mediante los cuales se podría pagar el dinero que invirtieron los clientes de la compañía.

Sin embargo, estos bienes también se encuentran embargado, esta vez por dos personas identificadas como Margarita Rosa Palacio Uribe y Diana Victoria Sierra Peláez.

Teniendo en cuenta que en el plan de desmonte no se pueden incluir bienes que no estén libres de gravámenes o medidas cautelares, la propuesta de Factor Group radica en que Luis José Botero le pagará el embargo a estas dos personas, dando el terreno a una fiduciaria que se encargue de administrarlo y al venderlo, cumplir con su deuda.

Según lo manifiesta David Wigoda en documentos presentados a la Supersociedades, el empresario se reunió con las personas demandantes y estas 'manifestaron estar de acuerdo con proceder a levantar las medidas cautelares y dar por terminados los procesos ejecutivos instaurados, con el fin de que, a cambio, recibieran derechos fiduciarios hasta por el valor total de las obligaciones, así como a suscribir la escritura pública de transferencia a título de fiducia mercantil del Lote N° 1'.

La idea, es que una vez aceptada la constitución del patrimonio autónomo, el lote de Las Palmas, que está avaluado en $14.033 millones, se venda y con esto se pueda primero, pagar la hipoteca del Bbva y segundo, pagar el embargo de Palacio y Sierra, por $650 millones.

En el lote, según el plan de ordenamiento territorial, es permitida la construcción de 3,8 viviendas por hectáreas lo que lo hace un terreno bastante atractivo para cualquier inversionista, además de tener una ubicación privilegiada en Medellín.

Factor Group no solo presentó la propiedad con la que puede darle salida al problema del plan de desmonte, sino que además, en dos documentos adjuntos que están disponibles al público hasta el 12 de marzo, asegura que se llegó a un acuerdo con las personas que tienen embargado el lote y con la fiduciaria que se encargará de crear la fiducia.

Así, el terreno se ofrecerá en venta inicialmente por $13.800 millones, de no lograrse su venta en dos meses por 90% y así sucesivamente, disminuyendo el porcentaje del valor de venta hasta llegar a 70% de la suma inicial.

'De no lograrse la venta en este corto periodo, se transferirá el inmueble en 90% al Fideicomiso Inmuebles Ganaderos I y en 10% a las señoras Margarita Rosa Palacio Uribe y Diana Victoria Sierra Peláez', dice Wigoda en su comunicación a la Superintendencia de Sociedades.

Por último, Factor Group, asegura que Fiduciaria Central S.A. aceptó la celebración del contrato de fiducia mercantil irrevocable, al cual se transferirá el lote N° 1 de la avenida Las Palmas.

Así las cosas, la propuesta de Wigoda parece ser lo suficientemente sólida para que el plan de desmonte sea aprobado por la Supersociedades, que en este momento está esperando que los involucrados hagan comentarios a la propuesta y así evaluar y dar una decisión definitiva sobre el plan.

La Superintendencia de Sociedades, en su Auto del 24 de febrero, que se dio a conocer el martes, asegura que 'la nueva fórmula está encaminada a cumplir con lo ordenado por este despacho en el sentido de que los bienes que conformen los patrimonios autónomos, deben estar libres de gravámenes y medidas cautelares (…) El despacho observa que con esta nueva propuesta cambian las condiciones del plan de desmonte sobre todo en lo que hace referencia a Inmuebles Ganaderos I, por lo tanto ordenará al Grupo de Apoyo Judicial, correr traslado a las partes de los tres escritos para que manifiesten lo necesario'.

Aunque la propuesta antes descrita parece no tener traba alguna para que sea aprobada, causa curiosidad la carta que envió Factor Group a un grupo especial de inversionistas, donde les presenta la salida al problema pero que en su último párrafo asegura que: 'para lograr esto, un grupo de clientes de Factor Group amable y proactivamente han estado dispuestos a aportar el 3% de los recursos que les corresponden, derivados de diferentes activos, y que han sido recaudados en las cuentas que la compañía tiene congeladas'. Esta comunicación se contradice con los documentos presentados a la Supersociedades ya que en estos todo está solucionado, pero en la carta sugiere que el plan es posible gracias a un aporte de unos clientes. Dicha comunicación fue enviada el 28 de febrero, cinco días después de haber presentado todos sus documentos al ente de control y vigilancia.

Otro aspecto que llama la atención es que al revisar el registro de la matrícula inmobiliaria 001-605680 no aparece a nombre de Luis José Botero ni se encuentran las personas del embargo.

La 'novela' de Factor Group
No llegar al punto de ser intervenida parece ser el fin último de la compañía y por eso ha planteado sus propuestas de plan de desmonte.

Esta empresa dedicada a las operaciones de factoring, el pasado mes de octubre tuvo que acogerse a la Ley 1116 de 2006 para iniciar un proceso de reorganización al ver que no contaba con el capital suficiente para seguir operando.

De manera paralela a este proceso, la Superintendencia Financiera había recibido quejas de varios clientes a quienes se les había captado dinero bajo la premisa de una rentabilidad definida y no les habían respondido, razón por la cual la Superfinanciera abrió una investigación que presentó sus resultados con la resolución 1817 de 2011, en la que determina que algunas de las operaciones de Factor Group fueron captaciones ilegales, por lo que le ordena suspender dichas actividades y deja congeladas las cuentas de la compañía.

Pese a esto, Factor Group empezó su proceso de reorganización para lo cual presentó un plan de desmonte voluntario con el fin de pagar a los acreedores las deudas correspondientes a dos tipos de negocios, uno de ganado y otro de inmuebles.

Este plan fue aceptado por la mayoría de los inversionistas y se presentó el 31 de octubre de 2011.

El 26 de enero la Supersociedades presentó un Auto en el que le pide a David Wigoda que de manera inmediata ajuste el plan de desmonte por tener propiedades embargadas en dicho plan, lo cual es ilegal en este tipo de procesos.

Según el Auto firmado por la superintendente delegada para procedimientos mercantiles, Ángela María Echeverri Ramírez, 'de acuerdo con el certificado de tradición y libertad de los bienes inmuebles identificados con los folios de matriculas inmobiliarias números 192-17351, 192-6447, 192-5148 , se verifica que los mismos se encuentran embargados por el Bbva Colombia S.A.'.

Los terrenos en cuestión son los denominados Mata Redonda, Machin Berlín y los Mangos, los cuales están avaluados, según el plan de desmonte presentado por Factor Group, en $37.678 millones y el embargo que se les tiene es de $5.412 millones.

Dada esta situación, el ente de control pidió que se liberaran los predios para ser tenidos en cuenta. Factor Group respondió a esta solicitud con la conformación de un nuevo patrimonio autónomo en Fiduciaria Central sobre un terreno en Medellín, que puede pagar la deuda con el Bbva.

El proceso lleva tan sólo cuatro meses, con uno de suspensión, mientras que en estos casos suele ser un procedimiento de años. Lo que busca la Supersociedades y la compañía de factoring es no llegar a la última instancia que es la intervención, ya que en esta no solo se alarga el proceso sino que reúnen todos los activos y de dividen a sus acreedores pero no se les garantiza la recuperación de la inversión o minimizar las pérdidas.

Por ahora se espera la respuesta de la Supersociedades sobre el nuevo plan de desmonte, con el cual se podría dar fin a todo el proceso de Factor Group y los inversionistas recuperarían su dinero.

Credix Mart S.A.S., nueva compañía de factoring en Bogotá
El pasado 15 de septiembre, según lo ratifica la Cámara de Comercio de Bogotá, CCB, fue creada la compañía Credix Mart S.A.S, cuyo representante legal es Eddy Torrado Arenas y el suplente es Diana Mercedes Correa Bonnet. El objeto social de la compañía, según cita el certificado de la CCB es realizar cualquier actividad comercial lícita tanto en Colombia como en el extranjero, el capital suscrito es de $325.000.000. Según conoció LR, la compañía se encarga de actividades de factoring, especialmente las derivadas de las libranzas y una de sus representantes legales era la gerente jurídica de Factor Group. Credix Mart se creó 15 días antes de que Factor Group se acogiera a la ley de reorganización ante la Superintendencia de Sociedades.

Las opiniones

David Wigoda
Presidente de Factor Group

'Factor Group ha presentado a la Super todos los documentos requeridos y ha contribuido a aclarar todas las inquietudes de la entidad'.

Eduardo Vásquez
Abogado

'Los inmuebles no pueden ser considerados nota activa en el proceso si no están libres de todo gravamen, por lo que es necesario liberarlos'.

Eduardo Rincón
Presidente de Asofactoring

'La legislación colombiana está en proceso de aprobar una reforma al factoring para que esté más reglamentado y no se presenten estos casos'.

mcramirez@larepublica.com.co