Errores frecuentes en la valoración de empresas

Orlando Santiago

Las valoraciones se realizan por diversos motivos que van desde conocer el precio objetivo de una compañía que cotiza en bolsa, hasta conseguir el valor justo por el cual se puede vender una empresa que cotice o no cotice en el mercado bursátil.

La valoración se utiliza en venta total o parcial de compañías, fusiones, adquisiciones y demás movidas financieras que requieran un conocimiento pleno sobre el valor justo de un negocio.

Uno de los métodos mas usados es el que se realiza a partir del Flujo de Caja Libre Descontado y que parte del hecho de proyectar los flujos de caja hacia el futuro, determinar un valor de continuidad hacia adelante y traer a valor presente dichos flujos, consiguiendo con tal cálculo el valor justo a pagar por una empresa o compañía.

En 2011 muchas firmas tanto colombianas como extranjeras realizaron las proyecciones de las compañías petroleras que cotizan en el mercado colombiano y los resultados fueron pésimos, pues en el caso de todas las canadienses se realizaban proyecciones muy altas que no solo no se cumplieron, sino que adicionalmente el mercado les otorgó fuertes correcciones a sus precios, lo cual derivó en uno de los mas grandes errores que a partir de valoración por flujos de caja han ocurrido en el mercado Colombiano. Pero la pregunta es ¿Qué falló ?

La respuesta, aunque inexacta puede darse desde varios puntos de vista.

1) Los mercados mundiales fueron presa de movimientos bajistas derivados de toda la problemática europea, lo cual llevó a grandes correcciones y sin duda alguna este es un tema difícil de incorporar con exactitud a una valoración.

Pero así como hay situaciones imposibles de identificar con precisión, también hay otras fallas propias del valorador y entre ellas se encuentran:

A) Otorgar ritmos de crecimiento muy altos a los flujos de caja, pues muchas veces algunos valoradores toman como referencia un año y proyectan 5 años en adelante a tasas muy altas, lo que redunda en proyectar Fcl muy elevados, que al final elevan el valor de las empresas.

B) Calcular de manera errada el Costo de Capital, el cual es el corazón de la valoración y para el caso de las petroleras canadienses es muy probable que se hayan cometido errores, pues son compañías que llevan poco tiempo en Colombia y por lo tanto no es sano utilizar betas y rendimiento de los activos de empresas extranjeras, pues particularmente estas petroleras tienen un antes y un después desde que llegaron a Colombia pues su crecimiento y producción se fundamenta en buena parte gracias a las operaciones en el territorio nacional y eso hace que se generen desproporciones tanto en el costo del patrimonio como en el costo de capital, siendo este último el gran juez de la valoración y donde en muchos casos los valoradores propenden en conseguir costos de capital bajos para no castigar de manera fuerte los flujos y con ello conseguir precios mas elevados de las compañías generando expectativas entre unos inversionistas que desconocen estos análisis muy complejos.

Quizá lo más aconsejable es obtener una valoración de un tercero que no busque complacer las necesidades de una parte, sino que se enfoque en conseguir el valor justo de una compañía.