Gobierno busca reducir el uso de tarjetas de crédito con el aumento de las provisiones

Marcela Chaverra - mchacon@larepublica.com.co

La medida anunciada la semana pasada por el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, y el superintendente Financiero, Gerardo Hernández, de un incremento adicional al mínimo de provisiones en los establecimientos de crédito que presenten aceleramiento en su cartera vencida de consumo, afectará la solicitud de préstamos, pero principalmente la utilización de las tarjetas de crédito.

Así lo confirmaron especialistas y ejecutivos del sector, que al recibir la noticia también enumeraron los efectos que esta norma tendrá sobre los usuarios y clientes del sistema bancario.

Aunque el presidente de Davivienda, Efraín Forero, se mostró de acuerdo con la decisión tomada por las autoridades financieras, aseguró que esto detendrá el crecimiento del crédito de consumo, 'las personas que antes podían tener un préstamo, ahora no lo van a poder tener, puesto que éste se encarecería'.

Precisamente esta será la primera consecuencia de la medida, pues los analistas esperan que en junio próximo haya un incremento importante en la tasa de usura, pese a que el Banco de la República ha pausado el aumento en las tasas, lo que se reflejaría casi de inmediato en los plásticos. Esta situación puede sentenciar la cancelación de tarjetas.

'Los plásticos serán los que se lleven la peor parte de este incremento que se generará en las tasas de interés de los créditos a causa de la medida, pues son éstas las que más se acercan al techo de la tasa de usura, y al salir ésta en junio, es probable que salga con un incremento, pues es reflejo de los intereses que se cobran en las entidades del sector. Todo un círculo de alzas', afirmó la consultora financiera y especialista en banca comercial, Clara Millán.

La analista agregó que gran parte de las cancelaciones pueden provenir de la banca retail, pues ésta se ha manejado con gran tolerancia frente a los requerimientos que piden a sus clientes para obtenerlas.

Aunque las entidades financieras han sido flexibles ante las condiciones para otorgar cupos en las tarjetas, muchos consideran que las tarjetas de Falabella, Éxito y Carrefour son ofrecidas con menos requisitos que las otras del sistema, sosteniendo también una estrategia de consumo, impulsada por las ofertas dentro de los almacenes y con establecimientos de convenio.

Por lo mismo, dichas tarjetas mantienen altas cuotas de interés, para sobrellevar el alto rango de riesgo de no pago que tiene su clientela, que al incrementarse con la nueva tasa de usura posibilitará el desuso de los plásticos.

Es así como si se comparan las tarjetas vigentes durante marzo del año pasado y el mismo mes de este año, según los datos publicados por la Superfinanciera, la CMR de Falabella redujo su cantidad en 28,5% al pasar de 24.380 en 2011 a 17.437 en el presente año.

Es por esto que no es extraño que a partir de la medida del incremento en las provisiones, para `curarse en salud` las entidades sean más restrictivas en el perfil de riesgo o probabilidad del cliente de no pago a aprobar.

'Como las provisiones son un gasto para los bancos, y el gasto siempre disminuye la utilidad, esperamos que las entidades sean más drásticas con los requisitos que pidan para la generación de los créditos que vengan de ahora en adelante', precisó la analista de bancos de Corredores Asociados, Katherine Ortiz.

Tasas subirían uno o dos puntos
Para el consultor y especialista en banca, Daniel Niño, la medida fue una jugada astuta del Gobierno para detener el comportamiento de la cartera de consumo que le preocupaba.

'La medida encarecerá el crédito y por esa vía, de forma directa, se reducirá la colocación de préstamos de los bancos', aseguró el especialista.

De acuerdo con el experto, si el Gobierno forza a las entidades a `provisionar` aún más, eso inmediatamente bajará la rentabilidad del banco, por lo que la manera más efectiva de recuperar esa rentabilidad es incrementando las tasas de interés, lo que obviamente disminuirá la demanda por créditos

Así las cosas, se proyecta que la usura se incremente al menos en un punto porcentual, situación que también ayudará a controlar el sobreendeudamiento. 'La tasa de usura se basa en el cobro que se realiza en el mercado de los préstamos que se generan, y si estos se incrementaron por la reglamentación de las provisiones, es muy probable que dicho interés crezca entre uno o dos puntos más a los que se encuentra desde el primero de abril', concluyó Niño.

Sus deudas no deben superar 25% de sus ingresos
El vicepresidente de Asobancaria, Daniel Castellanos, aconsejó que para manejar las tarjetas de crédito y no tener que recurrir a cancelar alguna, en primera instancia 'hay que tener en cuenta la capacidad de ingresos que se posee, y de allí saber que lo ideal es tener en deudas entre 25% y 30% de lo que se recibe'. Además recordó que aunque no hay un número límite de tarjetas que debe tener un usuario, la recomendación es que antes de adquirirlas se conozcan y asuman el costo de las cuotas, el sostenimiento de las tarjetas y variedad de franquicias que existen en el mercado.

Las opiniones

Daniel Niño
Consultor y especialista en banca

'Esta es una medida astuta del Gobierno, pues además de castigar a las entidades más riesgosas, establece un control mayor sobre su preocupación en el aumento de la cartera'.

Katherine Ortiz
Analista de bancos de Corredores Asociados

'Los bancos, además de moderar el ritmo en el que vienen prestando, también se volverán más drásticos en cuanto a los requisitos que exigirán a los clientes que soliciten créditos'.

Efraín Forero
Presidente de Davivienda

'Se frenará el crecimiento del crédito de consumo, ya que las personas que antes podían tener un préstamo, ahora no lo van a poder tener, puesto que éste se encarecería'.

TEMAS


Bancos