La banca crecerá en cartera al cubrir los anticipos cancelados para obras viales

Mauricio Jaramillo Quijano

El siniestro por $72.000 millones que tuvo que pagar Segurexpo por el anticipo que el Gobierno le entregó al Grupo Nule para la construcción de la fase III de Transmilenio, habría sido uno de los factores que llevó al Ministerio de Transporte a cancelar la entrega de anticipos, teniendo en cuenta que el Estado, a través de Bancoldex, participa en esta compañía de seguros.

Para evitar que estos desfalcos vuelvan a afectar las arcas del Estado, los contratistas deberán acudirán a la banca, donde solo si demuestran un sólido estado financiero y una excelente estructuración de sus proyectos, podrán conseguir los recursos que necesitan para arrancar las obras viales.

La banca ya participa del financiamiento de 17 proyectos de infraestructura que tienen un costo de $2,3 billones y que se espera sean adjudicados entre marzo y abril de este año.

En un principio se prevé que entren a cubrir los anticipos, que según expertos corresponden a 10% del valor de las obras, y que en este caso llegaría a los $230.000 millones. Sin embargo, no se descarta que los constructores decidan respaldarse por completo en la banca para financiar la totalidad de las obras.

Los bancos están dispuestos a apalancar las `locomotoras` del presidente Juan Manuel Santos, y entre otras cosas se están preparando para financiar las megaobras que se contratarán por concesión este año a través de la Agencia Nacional de Infraestructura y que se estima tendrán un valor de $7 billones.

El gerente Nacional de Negocios Fiduciarios de Corficolombiana, William Ortiz Linares, explica que los préstamos podrían convertirse en rotativos y que los bancos financiarían los proyectos integralmente, mientras los contratistas reciben el pago del Estado.

La banca ve este nuevo modelo de contratación sin anticipos como una gran oportunidad de crecer en cartera comercial, que para el cierre de 2011, alcanzaba $133,5 billones, siendo la más cuantiosa del sistema, que en total sumaba $215,3 billones.

'Este es la forma normal como se realizan las obras de infraestructura en otros países, con más financiamiento y participación de la banca', comentó el presidente de Multibanca Colpatria, Santiago Perdomo, quien reveló que 35% de la cartera de la entidad está colocada en construcción e infraestructura, y previó que este segmento tendrá un impulso con la cancelación de los anticipos.

La participación que podría tener la cartera destinada a estas obras de infraestructura, que suma $10 billones para 2012, según dijo ayer el ministro de Transporte, Germán Cardona, sería importante, teniendo en cuenta que el crecimiento de la cartera total del sistema en el último año alcanzó una cifra cercana a los $40 billones, al pasar de $175,9 billones en diciembre de 2010 a $215,3 billones al cierre del año pasado, incluyendo todas las modalidades como consumo, hipotecaria, microcrédito y comercial.

Sin embargo, Perdomo aclara que los contratistas no solo podrán respaldarse en la banca para financiar estas obras, sino que acudirán al mercado de valores donde recogerán recursos a través de las emisiones de deuda.

Otros banqueros como el presidente de Davivienda, Efraín Forero, ya se han adelantado a prever el gran crecimiento de la cartera comercial que será consecuencia de las obras de infraestructura que prepara el Gobierno, y de la mayor competencia entre entidades, pues se espera que bancos internacionales como Scotiabank, que aumentará su presencia en el país gracias a la compra de la mayoría accionaria de Colpatria, y Corpbanca, que adquirió Banco Santander, lleguen a ganar cuota en este segmento. La nueva forma de financiar obras terminaría con los contratistas fraudulentos como los Nule, pues para conseguir los préstamos, entre otras cosas, necesitarán demostrar que tienen el suficiente músculo financiero para participar de los proyectos.

Fiducia seguirá participando en las obras
En un principio se había establecido en el artículo 91 del Estatuto Anticorrupción de julio de 2011 que serían las fiduciarias las encargadas de administrar los anticipos que el Gobierno le entregaría a los contratistas, pero a finales del año pasado se decidió que en las obras de infraestructura realizadas por el Ministerio de Transporte no se usaría más esa figura de anticipos. Sin embargo, las fiduciarias seguirán jugando un papel vital en la administración de estos recursos destinados para el desarrollo vial del país, que ahora serán entregados por los bancos a los constructores. Lo que pasará es que el modelo de contratación será diferente, pero estas entidades por ley deberán seguir manejando los recursos. 'Desde el Estatuto Anticorrupción se han firmado muchos contratos de anticipos entre fiduciarias y constructores', dijo el gerente de negocios fiduciarios de Corficol, William Ortiz.

Las opiniones

Santiago Perdomo
Presidente de Multibanca Colpatria

'Sin duda, la nueva forma de contratación va a permitir que los bancos crezcan en cartera. Pero no solo se espera que el financiamiento provenga de los bancos, sino de emisiones'.

William Ortiz
Gerente de negocios fiduciarios de Corficolombiana

'En un principio los créditos podrían estar destinados a los anticipos, pero podrían ser rotatorios y terminar financiando la totalidad de las obras'.

TEMAS


Bancos