La usura sigue frenando el ingreso de usuarios a la banca

Stephanny Pérez - sperez@larepublica.com.co

Mantener una tasa tope para los créditos del sistema financiero puede ser un arma de doble filo, puesto que si bien es un indicador de riesgo en las carteras de financiación, el hecho de que el Gobierno no brinde autonomía a los bancos en estas decisiones podría conducir a que cada vez sean menos los ciudadanos bancarizados.

Así lo manifestaron varios de los directivos de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), quienes han pasado por varios países de la región con el fin de establecer conversaciones con los gobiernos y Bancos Centrales a fin de promover un aumento en el índice de profundización financiera, que para Latinoamérica es de 38% y en Colombia de 35,47%.

Según explicó el presidente de esta asociación, Oscar Rivera, las tasas de interés en todas las carteras de crédito son muy altas, debido a la relación que se establece entre los establecimientos y la usura.

“Si se acaban las tasas tope, como en varios países de América latina con excepción de Colombia, Chile y Ecuador, los bancos entrarían a competir bajo su propio reglamento y los usuarios podría elegir el banco que ofrezca el crédito más barato”, expresó Rivera.

De igual forma, manifestó que las entidades supervisoras y las centrales de riesgo tendrían que entrar a expedir mayores reglamentaciones para evitar una sobredeuda.

De otro lado, también destacó que un modelo que cobra tarifas más justas, incluyendo las transaccionales, genera menos índices de consumo en créditos ilegales, que generalmente manejan tasas de interés superiores a las que actualmente tiene en comercio.

Uno de los ejemplos que colocó Rivera, fue el de Perú, que redujo el costo por transacción al 0,1% de lo que anteriormente se cobraba.

En cuanto a la sobredeuda que se podría generar de dejar en mano de los bancos estas tarifas, el presidente de Felaban expresó que actualmente todos están efectuando medidas de control del riesgo. Es por esto cada una podría establecer hasta cuántos créditos podría aprobar a una persona, tal y como se ejecuta en Perú, donde la reglamentación ha sido rigurosa para evitar crisis.

Otro de los puntos que se podrían reforzar, para entrar en un mercado libre de tarifas y tasas de interés, es promover la educación financiera. Así lo considera Rivera, dado a que los latinos deben aprender a distribuir sus deudas, las cuales no deberían pasar del 30% de los ingresos mensuales.

Cabe resaltar que el libre mercado que propone Felaban, no solo está dirigida a los prestamistas, sino también a los ahorradores.

Tasa de usura en Colombia

La tasa tope de créditos de consumo en Colombia ha ido en una curva ascendiente, esto debido a las estrategias del Ministerio de Hacienda y el Banco de la República, para controlar el impulso que tomó la cartera de consumo a finales de 2011.

En ese orden de ideas, cabe destacar que la usura avanzó 19,71% desde abril de 2007 a la fecha, al pasar de 25,12% a 31,29%, en lo que respecta al consumo.

El microcrédito, sin duda alguna, fue el que más ascendió en este indicador, pues el nivel actual de su tasa, y que se mantendrá hasta octubre, es de 50,18%, lo que permitió que más personas accedieran a esta posibilidad de préstamos pequeños, con menores solicitudes de garantías.

La reducción de las tasas de interés para intermediarios por parte del Emisor podrían contribuir a la disminución de esta usura que se podría evidencia al finalizar el año, pues se asume que el recorte de 25 puntos básicos a 4,75%, se va a reflejar en la tasa que se publica en octubre.

Reguladores, clave en una banca sólida

De acuerdo con el secretario general de la Federación Latinoamericana de Bancos, (Felaban), Giorgio Trettenero Castro, Colombia ha presentado un importante avance en bancarización, dado a que ha promocionado todo lo relacionado con Corresponsales No Bancarios (CNB) y la banca móvil. Asimismo, manifestó que los niveles de profundización financiera podrían mostrar mejoría, dado a que las carteras de crédito actuales son buenas en todos los países de la región. En términos generales, expresaron, que la banca en la región permanece sólida, debido a la labor que han desempeñado las entidades supervisoras de los países latinos, en la solvencia, flujo y calidad en cada una de las carteras. Por esta razón, Felaban asume que el sistema financiero está protegido de crisis como la de EE.UU. y Europa.

La opinión

Óscar Rivera
Presidente de Felaban

“Al dejar en manos de la banca las tasas de interés, sin topes, estas tendrían que crear una reglamentación propia, que les brinde la estabilidad frente a las deudas de sus clientes”.