Las cuentas de nómina se convierten en el `objeto de deseo` de los bancos

Marcela Chaverra - mchacon@larepublica.com.co

Las cuentas de nómina han sido desde siempre la puerta de entrada que tienen las entidades crediticias a los trabajadores, de modo que pueden ampliar su volumen de clientes, y a su vez, los depósitos que se generan en la entidad, dando una estabilidad en la liquidez de los bancos.

Hoy en día, las comunes alianzas entre las empresas y los bancos parecen quedar atrás debido a la expedición de la nueva Ley 1527 de 2012 (del 27 de abril), por medio de la cual se establece un marco general para el manejo de las libranzas, pero que repercute sobre la libre elección del trabajador de la entidad bancaria que quiera para la consignación del salario, lo cual convierte a las cuentas de nómina en el `objeto del deseo` de la banca local.

Según el artículo 4 de la Ley, que refiere a los derechos del beneficiario, se estipula que 'En cualquier caso el beneficiario tiene derecho de escoger libre y gratuitamente cualquier entidad operadora para efectuar operaciones de libranza, así como aquella a través de la cual se realiza el pago de su nómina, honorarios o pensión(?)'.

Del mismo modo, el artículo 12 ratifica la libre escogencia de la entidad operadora. El beneficiario tiene derecho de escoger libre y gratuitamente cualquier entidad para el pago de su nómina. El empleador no podrá obligar al beneficiario a efectuar libranza con la entidad financiera con quien este tenga convenio para el pago de nómina'.

Ya no es entonces el empleador el que le puede imponer al trabajador una entidad financiera en particular para el giro mensual de su salario, es el empleado quien escogerá libremente donde debe la empresa para la cual trabaja, consignar su sueldo.

'La pelea del sistema financiero por adquirir las cuentas de nómina se basa, además de la liquidez obtenida en estas, en el tipo de cliente y de cartera que se genera con éstas, pues los asalariados son los mejores clientes dentro del rango de consumidores para cualquier banco, ya que como tienen ingresos asegurados, son clientes con menos perfil de riesgo', señaló el economista jefe del Citi Bank, Munir Jalil.

Y es que el domiciliar cuentas de nómina le permite al banco incrementar el número de cuentas de ahorro, lo que lo lleva a obtener información de los ingresos, gastos e inversiones del cliente, de modo que se puede tener control de la condición de a quien se le presta.

A pesar de que la gran mayoría de las compañías mantienen este modelo, empresas como Ecopetrol y Éxito tienen entre sus políticas, dar dicha libertad a sus empleados, en algunas instituciones del Gobierno se encontró que los convenios con entidades financieras obligaban a los trabajadores a mantener una cuenta con Bancolombia o Davivienda.

Sin embargo, el abogado Pedro Novoa afirma que este mandato hacia la libertad de entidad no es algo nuevo, lo que pasa es que las personas no lo conocían y las empresas, para mejor manejo de sus finanzas se casaban con un banco.

'En torno al tema de las cuentas de nómina la Corte Constitucional en Sentencia C-041 de 2.000 dijo lo siguiente: '(?) Igualmente, en lo relativo a pagos que tengan origen en vínculos laborales, no puede el patrono obligar a los trabajadores a abrir cuentas para recibir su salario o las prestaciones que le corresponden, y mucho menos indicarle el nombre de la institución financiera en que lo haga', reiteró el abogado Novoa.

Frente a este nuevo panorama, es claro que lo beneficios empezarán a ofrecerse directamente al usuario más que a las empresas, por lo que no es extraño encontrar ahora descuentos, exoneraciones de pagos y regalos entre las ventajas de cada entidad para tener allí la cuenta de nómina.

'Los bancos ya tienen que empezar a seducir al cliente-empleado, más que al funcionario que maneja las finanzas en las organizaciones', afirmó el analista y consultor de sistema bancario, Daniel Niño. Cero costos en las cuotas de manejo, consultas de saldo gratis, transacciones entre bancos a un menor costo, descuentos en comercio, acceso a conciertos y espectáculos y hasta regalos en electrodomésticos son algunos de los ganchos que utilizan hoy en día las entidades para quedarse con la mayor cuota de las nóminas.

Para Niño, esta dinámica que puede traducirse en beneficios y males, pues el incentivar la competencia siempre trae un sector más dinámico, pero tocaría medir si los efectos de esa competencia no afectan el desarrollo del sistema local. 'Esta batalla por quedarse con la mayor parte de las cuentas de nómina puede ser buena o mala, en la medida que la competencia beneficia grandemente al usuario, pero este misma, en la coyuntura que estamos, puede generar más colocaciones de tarjetas de crédito a tasas y cuotas más económicas, en contra vía con las preocupaciones del Emisor'.

Un producto que amplía la inclusión bancaria
Las cuentas de nómina además de mejorar la calidad de los clientes también contribuyen a una mayor bancarización. Y es que para quienes no han entrado al sistema financiero dicha cuenta les sirve para comenzar a hacer parte del sistema sin necesidad de tener dinero para ahorrar. Según Asobancaria 'una cuenta de nómina es una forma de bancarizar a los empleados formales, por lo que indudablemente sí es un instrumento de bancarización; sin embargo, el gran reto a la hora de hablar de bancarización es que la población no formal pueda acceder a los servicios y beneficios que ofrece esa inclusión financiera'. La formalización del empleo también ha llevado a un auge en la apertura de este tipo de productos en los bancos.

Las opiniones

Pedro Novoa
Abogado Socio consultor en Novoa & Fernández

'Esta reglamentación no es algo nuevo, es algo que siempre ha estado dispuesto y que las personas no conocían por los convenios entre las empresas y ciertos bancos'.

Munir Jalil
Economista jefe del Citi Bank

'La pelea del sistema financiero por las cuentas de nómina se genera a partir de las ventajas que tiene el poseer los mejores clientes. Ya que los asalariados tienen menor perfil de riesgo'.

Daniel Niño
Analista y consultor de sistema bancario

'Aunque la competencia por las cuentas mejora los privilegios para los clientes, podría ir en detrimento de las preocupaciones del Emisor, en cuando a tasas bajas como beneficios'.

TEMAS


Bancos