Las tarjetas de crédito del banco AV Villas fueron las más ‘pegadas’ a la usura en abril

Mauricio Jaramillo Quijano

El aumento en la tasa de usura para consumo es la medida más certera para que se modere la alta dinámica de crecimiento en este tipo de cartera, que tanto preocupa al Banco de la República.

Al subir el tope, las entidades tienen vía libre para cobrar más por sus créditos, y a diferencia de los aumentos del Emisor que se transmiten con cierto rezago al mercado, los aumentos de la usura en consumo disparan las tasas en las tarjeta de crédito casi instantáneamente.

El pasado 31 de marzo, el techo para los tipos de los préstamos de consumo tuvo un aumento 90 puntos básicos, al pasar de 29,88% efectivo anual a 30,78% para el segundo trimestre del año. En los siete días siguientes a la medida, se vio un incremento en todas los cobros de intereses de las tarjetas de crédito, pues, como es costumbre, los bancos se `pegaron a la usura`.

El banco que más cerca está del techo es AV Villas, que según información publicada en la Superintendencia Financiera de Colombia, correspondiente a la semana del 2 al 6 de abril, aumentó su tasa hasta 30,76%, solo 0,02% por debajo de la usura.

En promedio, los 23 bancos pasaron de cobrar una tasa de 28,90% efectiva anual, antes de que se subiera el techo, a 29,38% en la primera semana de abril.

El aumento fue de 48 puntos básicos, inferior al de la usura. Otra cosa pasó con AV Villas, cuyo aumento en la tasa fue superior al del techo, al incrementarse 92 puntos básicos, toda vez que pasó de 29,84% a 30,76%.

Al revisar en conjunto los bancos con las compañías de financiamiento (CF) se revela que la segunda entidad que más altos intereses cobra por sus tarjetas de crédito es la CF Giros y Finanzas, cuya tasa efectiva anual se ubica en 30,44%; después está el banco Bbva que cobra 30,34%; Davivienda con 30,30%; la CF Sufinanciamiento con 30,29 y el Banco Caja Social con 30,07%.

Para la analista de la comisionista de bolsa Alianza Valores, Juliana Valencia, este aumento sin duda va a tener una incidencia en la dinámica de la demanda de cartera de consumo, pues los colombianos han venido usando los plásticos para financiar cada vez más sus compras, en vez de acudir a créditos de libre inversión, debido a la mayor confianza que se respira en la economía local.

Sin embargo, algunos expertos señalan que los usuarios no suelen darse cuenta de los aumentos por las promociones que hacen los bancos en el uso de estos plásticos, que desvían la atención del usuario y en algunos casos le hacen pensar que está ahorrándose dinero al usar las tarjetas.

Dichas promociones son descuentos en el comercio especialmente, que han surgido de alianzas de la banca con el sector real de la economía.

Colpatria fue el banco que más colocó en febrero
La estrategia de marcas compartidas que ha desarrollado el Banco Colpatria con tarjetas de crédito rindió sus frutos en febrero pasado, mes en el que logró colocar en el mercado la mayor cantidad de plásticos, con 41% de participación de las 35.241 tarjetas nuevas que se emitieron, frente a enero. Colpatria colocó 14.519 tarjetas de crédito, le siguió Falabella que tuvo 24% de participación con 8.533 más en el mes y Av Villas con 19,74% con 6.958 plásticos. La estrategia de Colpatria la constituye el sellar alianzas estratégicas con establecimientos de comercio para consolidar marcas compartidas, según analistas.

La opinión

Juliana Valencia
Analista de Alianza Valores

'Sin duda el aumento en la tasa de usura va a hacer que la demanda por cartera de consumo en tarjetas de crédito se modere'.