Lenddo tiene la suma de US$1 millón para prestarle a los jóvenes de estratos 2, 3 y 4

María Carolina Ramírez - mramirez@larepublica.com.co

Mientras unos se preocupan por el aumento del crédito en Colombia, otros están mirando la posibilidad de otorgar más financiación a las personas que lo necesiten.

Este es el caso de Lenddo, empresa que a partir del 22 de mayo empieza a operar en el país con el fin de otorgar créditos a jóvenes entre 25 y 30 años de estratos 2, 3 y 4. Dan Gertsacov, gerente de América Latina de Lenddo, afirma que en seis meses quieren colocar US$1 millón en créditos de consumo.

¿De dónde nace la iniciativa?
Colombia tiene una población joven con millones de usuarios en Facebook que no tienen acceso al crédito. No hay manera para los jóvenes entre los 25 y 30 años de bajos estratos puedan acceder a créditos sobre todo para estudios, vivienda o salud por lo que brindan una solución para estas personas es nuestro objetivo. El proyecto nació en Filipinas donde en un año se pasó de 100 personas a 35.000, y queremos replicar esta experiencia en latinoamérica desde Colombia.

¿Cómo funciona el sistema?
La idea es dar créditos a las personas dependiendo de un puntaje que se les de a través de su perfil de las redes sociales. Hace la solicitud y en un día se sabe si se aprueba o no, los clientes deben firmar un pagaré pero de manera virtual y se les consigna el dinero en la cuenta que digan.

¿Cómo evitan que la información sea falsa?
Son tres variables para darle una puntuación: en primer lugar la transparencia, luego ser honesto y en tercer lugar el estar comprometido o ser respaldado por la comunidad, es decir el número de amigos que tiene en la red y qué tanto lo conocen a usted y puede dar buen concepto de pago. De ahí se pasa a un algoritmo que nosotros mismos diseñamos con cinco elementos básicos donde está la información demográfica, la cantidad y calidad de información, el tiempo de permanencia en redes sociales, las relaciones en la comunidad Lenddo y finalmente las transacciones o historial de pago.

¿Cuáles redes sociales son las que utilizan?
Son varias, Facebook, Gmail, LinkedIn, Twitter y lo que hacemos es hacer un cruce de bases de datos y comprobar la consistencia de la información que proporcionan a través de los medios, mi experiencia en Google me da un buen manejo de datos.

¿De dónde sacan los recursos para la financiación?
Es de terceros somos la primera entidad con financiación de fondos de capital de riesgo, son los mismos inversionistas de Facebook y de empresas del Silicon Valley, que asegura los recursos.

¿Cuáles son las expectativas en el mercado local?
Queremos cerrar este año con alrededor de US$1 millón otorgados en créditos, es decir unos 1.000 prestamos a personas de estrato menor al 4, estamos cerrando acuerdos con universidades, sobre todo para los que tienen jornada nocturna y los que hacen estudios virtuales, los requisitos para aplicar es que sea empleado, que tenga un puntaje mínimo que sumará cuando se le aplique el algoritmo y tercero que tenga una buena red de confianza.

¿Cuáles son los montos a prestar?
La idea es otorgar créditos por hasta un mes de sueldo, el mínimo es de $500.000 y el máximo de $5 millones para la población objetivo, la tasa a la que se presta es de 2% que es muy atractiva frente a las otras tasas del mercado en este tipo de créditos de consumo.

Perú y México serían los próximos países
Según el gerente de la compañía para América Latina, la idea de comenzar en Colombia no solo se basa en que cumple las condiciones necesarias para llevar a cabo el proyecto, sino que además es un país que en materia tecnológica permitiría controlar la operación de toda la región. Así, la expectativa es que dependiendo de los resultados que se tengan poder abrir fronteras y pasar a otros países tal es el caso de Perú y México, regiones donde hay baja profundización financiera y millones de seguidores en las redes sociales.

La opinión

Néstor Humberto Martínez
Ex codirector del Banco de la República

'La política monetaria, la regulación financiera y el cambio de reglas de juego a través de leyes en el Congreso, están encareciendo los costos del crédito en el país'.