Los bancos le apuestan a las tarjetas de marca compartida

María Carolina Ramírez - mramirez@larepublica.com.co

Desde hace unos años, el consumo de los hogares se ha enfocado a una nueva modalidad de pago y crédito, se trata de las tarjetas de marca compartida. Este tipo de plásticos son aquellos que representan alianzas entre las entidades bancarias y los establecimientos comerciales.

Según la Superintendecia Financiera, a junio había 10.147.582 tarjetas de crédito vigentes, lo que significa un incremento del 16,37% frente a 2011. El número de compartidas no ha sido calculado por el gremio y por lo que se incluyen en este valor.

Para el director de Servicios Financieros de Carrefour Colombia, Manuel Hernández, “la alianza entre Carrefour y Colpatria ha permitido diseñar productos de acuerdo a la condiciones de nuestros clientes, aprovechando el tráfico de los mismos en nuestras tiendas. En 2012, gracias a esta alianza, lanzamos la tarjeta Vive Crédito Carrefour, enfocada principalmente a la base de la población colombiana, pero de igual forma tenemos las tarjetas Visa Clásica y Gold, garantizando un producto para cada perfil de cliente”.

Con este tipo de servicio la entidad ha tenido un crecimiento sostenido de alrededor de 16% año tras año, lo que significa que las personas están haciendo uso del producto y que se ha convertido en uno de los principales medios de pago.

El banco Colpatria es el líder en el mercado. En la actualidad tienen un número importante de tarjetas de marca compartida, más las tarjetas Crédito Fácil Codensa y la marca privada Vive Crédito en alianza con Carrefour.

Algunas de las marcas compartidas son con Pepe Ganga, Cafam, Gas Natural, ETB, Claro, Direct TV, Office Depot, Suma y Yamaha entre otras. La idea, sostiene Santiago Perdomo, presidente de la entidad, es que al momento de elegir con quién hacer la alianza se tenga en cuenta que esta empresa sea líder del segmento, que cuente con programas de fidelización para los clientes y que en conjunto puedan construir una oferta de valor agregado para los clientes y el mercado en general.

Una alianza en la que todos ganan

Directivos del Banco de Bogotá aseguran que con este producto solo hay ventajas. En el caso del cliente, este recibe beneficios exclusivos de la categoría, un medio de financiación y el respaldo de dos empresas líderes en el mercado. Para el aliado es una oportunidad de lograr una mayor fidelización entre sus clientes, aumenta el nivel de sus ventas y logra atraer nuevos clientes, y el banco logra incursionar en nuevos nichos de mercado y fortalece la relación con sus clientes.

El hecho de que estos productos no estén enfocados solo a cierto segmento de la población, permite que una persona que tenga un celular, que escuche una emisora, que compre en su almacén preferido de ropa o que hace mercado en una de las grandes superficies, pueda tener acceso a una tarjeta de marca compartida sin problema.

Uno de los grandes atractivos de este producto es que acerca a las personas no solo a un medio de pago que tiene las características de una tarjeta de crédito convencional, sino a ofertas, descuentos, planes y programas de redención de puntos a partir de la fidelidad con una marca.

Para Perdomo, la estrategia en tarjetas de crédito está orientada a las alianzas con los establecimientos comerciales, por lo que seguramente vendrán nuevas tarjetas.

Opinión que comparte el Bbva, que mantiene una relación con la Panamericana, Avianca y Visión Mundial, y esperan seguir haciendo alianzas con otras entidades. El Banco de Bogotá tiene marcas compartidas con alianzas con Movistar, Porvenir y Amway y aseguran que “en este momento estamos explorando incursionar en nuevas categorías que nos permitan aumentar el portafolio de beneficios para nuestros clientes actuales y potenciales”.

“Cuando las tarjetas de crédito son un medio de pago tan cerca al comercio, definitivamente tener alianzas y trabajar en equipo es muy positivo”, afirma la vicepresidenta ejecutiva de banca personal y mercadeo del banco Davivienda, Maritza Pérez.

Lo cierto es que los modelos de negocio en términos de banca y comercio han evolucionado y es por eso que las entidades financieras están buscando alianzas.

“Que el consumidor tenga una opción de crédito y ventajas al realizar compras en determinado establecimiento es lo más importante. Creo que la competencia lo que busca es que el cliente esté bien informado y tenga la mejor opción”, dice Pérez.

Por ahora para jóvenes, viajeros, amas de casa, personas amantes de la tecnología, en fin para todos los perfiles hay tarjetas de marca compartida.

Dispapeles estará personalizando las tarjetas en país

MasterCard confirió a la empresa colombiana Dispapeles, la certificación MasterCard Global vender Certification Program que la faculta y autoriza para brindar a las entidades financieras el servicio de personalización de las tarjetas de esta multinacional. La planta de personalización de tarjetas financieras cuenta con una capacidad de producción de aproximadamente 1.500.000 tarjetas al mes. La personalización de tarjetas financieras incluye imprimir, grabar, estampar y codificar la información particular de cada tarjetahabiente en su tarjeta bajo estrictas normas de seguridad y confidencialidad. Además, firmó una alianza con Giesecke & Devrient que dará el software y hardware.

Las opiniones

Santiago Perdomo
Presidente de Colpatria

“Esperamos este año llegar con los nuevos aliados a los dos millones de tarjetas. El plan es seguir creciendo y poder atender a la población no bancarizada del país”.

Maritza Pérez
Vicepresidenta ejecutiva banca personal y mercadeo Davivienda

“Esto le da al usuario una mayor comodidad. La unión de la banca con el retail es muy interesante, ya que el cliente puede escoger lo que se acomoda a su necesidad”.

TEMAS


Bancos