Los inversionistas muestran escepticismo y las ganancias pierden impulso

Bob Doll

Las acciones nuevamente subieron la semana pasada, si bien moderadamente, y el ritmo de las ganancias parece más laborioso.

Durante la semana, el índice industrial Dow Jones retrocedió 0,4% hasta los 12.978 puntos, el índice S&P 500 subió 0,3% y cerró en 1.370 y el Nasdaq Composite ganó 0,4% para cerrar en 2.976. El Dow cerró el jueves por encima de los 13.000 puntos por primera vez en cuatro años.

La política y la geopolítica determinarán la evolución de los mercados.

La campaña presidencial de Estados Unidos ha comenzado a centrarse más en los temas importantes y prevemos que las elecciones del 6 de noviembre serán un factor determinante para los activos de riesgo.

Asimismo, a pesar del encarecimiento abrupto de la gasolina, la confianza de los consumidores se ha disparado a su nivel más alto de los últimos 12 meses, marcando un alza considerable con respecto al informe de enero.

De cara al futuro, los avances en el repunte económico de Estados Unidos, sumados a las elecciones presidenciales en Francia y las variables geopolíticas (como la situación en Irán), desempeñarán un papel determinante en la evolución de los mercados.

Por el momento, la red de seguridad que introdujo el Banco Central Europeo (BCE) con su Operación de Financiamiento a Largo Plazo (Ltro) para respaldar a los bancos de la región ha atenuado la gravedad de los problemas de la deuda soberana en Europa.

Además, aunque el ritmo de crecimiento económico de China es un factor importante, creemos que se ha reducido el rango de posibles desenlaces.

Las elecciones presidenciales en los Estados Unidos claramente tendrán impactos significativos en diversos frentes, y en este caso el abanico de desenlaces es bastante amplio.

En las elecciones presidenciales se estará jugando el control de la Casa Blanca, la Cámara de Representantes y el Senado, que podrían terminar bajo el control tanto de los Demócratas como de los Republicanos.

Los resultados tendrán implicaciones de amplio alcance e influirán en el gasto, los impuestos, la Reserva Federal, el dólar, las regulaciones y la geopolítica.

Sin embargo, las aspiraciones de los Republicanos para asumir el control del Senado sufrieron un revés tras conocerse la decisión de la senadora Olympia Snowe del estado de Maine de no postular para una reelección. A nuestro modo de ver, es probable que la Cámara de Representantes se mantenga bajo el control del partido Republicano.

Se percibe mucho escepticismo respecto al repunte del mercado.

El mercado bursátil estadounidense ha experimentado una impresionante recuperación desde los niveles mínimos de octubre, y el índice industrial Dow Jones rebasó la barrera de los 13.000 puntos por primera vez desde el inicio de la crisis financiera mundial hace cuatro años.

En este sentido, la pregunta más evidente para la mayoría de los inversionistas es: ¿Y ahora qué?

Simultáneamente, muchos inversionistas tienen dudas acerca de la duración del repunte de los activos de riesgo, atribuyendo su apreciación exclusivamente a una política monetaria extraordinariamente acomodaticia la cual, una vez que culmine, dejará un camino mucho más difícil por delante.

Con el ritmo del crecimiento mundial situado por debajo de 3%, la trayectoria es insuficiente para solventar las cargas que suponen los elevados niveles de desempleo y de la deuda pública.