Nuevas entidades se hacen pasar por vigiladas para estafar con créditos

María Carolina Ramírez - mramirez@larepublica.com.co

Dos nuevas ‘empresas de financiación’ se suman a la lista de las entidades no vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia.

Según lo comunicó el órgano de vigilancia y control, la empresa Finan América 'por medio de volantes publicitarios se anuncia como vigilada por la Superfinanciera sin que este hecho corresponda a la realidad, motivo por el cual no puede emplear en su razón social la expresión 'Finan''.

Se presentan como responsables los señores Martín Emilio Ardila y Holman Benavidez. Esta firma difiere de la sociedad denominada Finamercia – Financiera América S.A. Compañía de Financiamiento, la cual sí se encuentra bajo la vigilancia de esta Superintendencia.

Y es que esta es la nueva modalidad, aprovechando la similitud con nombres con empresas que si son vigiladas se sigue engañando a los ciudadanos que en algunos caso se confían por las apariencias y les proponen préstamos que finalmente terminan en una estafa.

El otro caso que resalta la Superfinanciera es similar, se trata de una compañía que se hace llamar Financiera Juriscop HR, ésta en volantes publicitarios promueve 'el otorgamiento de préstamos y cita para el efecto dos números de celular como único medio para comunicarse', dice la comunicación de la Superfinanciera.

Al igual que el otro caso, la firma no puede emplear en su nombre la palabra 'Financiera', ya que no está bajo la supervisión y vigilancia del ente competente. En el mercado opera legalmente la Cooperativa Financiera Jiriscoop, la cual sí está bajo la inspección y vigilancia y es un caso más de abuso en el nombre.

Modelo piramidal por internet
Se advierte sobre un modelo de negocio que se promociona a través de internet, sin que exista un domicilio conocido en el país, denominado 'Unnig' y/o 'Emprendedores en Acción', el cual tiene características de un típico modelo piramidal.

La Superfinanciera pudo establecer que este modelo de negocio se basa en la vinculación de personas que pagan por afiliarse, quienes reciben rendimientos sin justificación financiera razonable siempre y cuando se vinculen más personas al grupo. La recomendación es verificar si la información es verdad.