¿Qué condiciones deberán cumplirse para que continúe el repunte bursátil?

Bob Doll

Uno de los factores que subyacen al alza en el precio de las acciones en los dos últimos meses ha sido una tendencia modesta de mejora en los datos económicos de los Estados Unidos. La semana pasada, las ventas minoristas subieron un 0,8%, muy por encima de las expectativas. Este fue el primer incremento en cuatro meses, lo que sugiere que aunque en general los consumidores siguen siendo prudentes, los niveles de gastos están comenzando a aumentar gradualmente.

También vimos un ligero aumento en las solicitudes de subsidio por desempleo la semana pasada, pero la tendencia a largo plazo en este frente ha sido positiva. Los datos de empleo de agosto se anunciarán en un par de semanas, y las recientes mejoras en las solicitudes de subsidios por desempleo deberían ser de buen augurio en cuanto a esas cifras.

Además, como hemos señalado antes, el mercado inmobiliario de los EE.UU. ha estado mostrando signos de recuperación, y aunque esperamos que ese segmento de la economía se recupere lentamente, efectivamente creemos que el mercado inmobiliario ha comenzado a recuperarse. Estados Unidos difícilmente está creciendo a un ritmo sólido, pero tenemos la esperanza de que el bache económico que comenzó en el segundo trimestre esté llegando a su fin.

Nuestra opinión es que debe continuar la recuperación vacilante actual, siempre y cuando seamos capaces de evitar los grandes impactos negativos.

Los dos candidatos más obvios para descarrilar la trayectoria del crecimiento actual son, por supuesto, el contagio financiero de Europa y el “precipicio fiscal” de los EE.UU. Si bien los recientes datos económicos resultaron mejores de lo esperado, los próximos pasos de la Reserva Federal son poco claros.

La Reserva Federal fue clara en cuanto a que las medidas adicionales de flexibilización dependerían de la dirección de los datos, por lo que parecen haberse reducido en cierta medida las posibilidades de lanzar medidas de flexibilización adicionales a esta altura. Todavía es posible que haya una nueva ronda de flexibilización (es decir, una QE3), pero la posibilidad disminuiría si el crecimiento económico continúa mejorando.

Suben las acciones en una semana tranquila en una semana de compraventa relativamente escasa, las acciones lograron registrar algunas ganancias una vez más, por lo que continúa el repunte que comenzó a principios de junio.

Durante la semana pasada, el índice industrial Dow Jones subió un 0,5% hasta alcanzar los 13.275, el índice S&P 500 aumentó un 0,9% y cerró en 1.418 y el Nasdaq Composite subió un 1,8% y cerró en 3.076.