‘Quiero lograr que la justicia reconozca todos los derechos que me corresponden’

María Carolina Ramírez - mramirez@larepublica.com.co

Gerardo León sostiene que su despido fue injustificado y por eso el Tribunal de Panamá falló a su favor. El ejecutivo espera que se cumpla la sentencia.

¿Usted recibió dinero después de haber sido despedido?
Desde el despido unilateral de Tribeca ocurrido el 17 de marzo de 2009 no percibí suma alguna de las empresas pertenecientes al Grupo con las que me unía una relación laboral o profesional. Por el contrario, varias de dichas empresas aún me deben salarios y honorarios caídos.

¿Por qué hay una diferencia en el estudio hecho en Panamá y el de Colombia sobre la veracidad de los documentos?
No hay ninguna diferencia entre las tres pericias acompañadas al proceso arbitral (las dos que se celebrarán en Colombia y la que ordenará el tribunal y se produjera en Panamá) a la hora de determinar la autenticidad del documento impugnado por Tribeca.

¿Cuál es su intención con todo este proceso legal?
Mi intención en este proceso arbitral no ha sido otra que lograr en la justicia el reconocimiento de todos aquellos derechos que me corresponden y que han sido arbitrariamente negados por los funcionarios de Tribeca.

¿Si Panamá cambia la decisión y no hay recursos con qué pagarle qué va a hacer?
No hay posibilidad alguna de que el Tribunal Arbitral constituido en Panamá cambie su decisión ya que la semana pasada ha vuelto a ratificar su laudo al rechazar de plano el pedido de aclaratoria presentado por Tribeca. El último recurso que le queda a Tribeca es recurrir a la Corte Suprema de Justicia panameña tratando de lograr la anulación del laudo arbitral.

¿Por qué para sus ex socios las razones sí son justificadas y para usted no?
Todas las razones aducidas por Tribeca para tratar de justificar mi desvinculación no sólo han sido extemporáneas sino que además, rechazadas por todos los miembros del Tribunal Arbitral. Las dos burdas causas fueron: 1) gastos excesivos de mi parte en el ejercicio de mis funciones, y 2) inactividad frente a mis obligaciones contractuales.