Sura Seguros Vida en Chile lanza estrategia comercial en renta vitalicia

Diario Financiero

Luego que el gigante colombiano -cuyo foco principal es el negocio previsional-, concretara la adquisición de los activos de la holandesa ING en Latinoamérica, los ejecutivos de la quinta aseguradora chilena del ramo tienen un claro objetivo: ser top tres al 2014.

Para ello ya comenzaron hace dos semanas la venta de rentas vitalicias, hecho que marca el regreso de la compañía en la oferta de este producto en el mercado de esta nación. Esta nueva estrategia comercial se conoce después de que David Bojanini, presidente de Grupo Sura anunciara en la asamblea que la holding quiere seguir comprando aseguradoras en la región y concretar la adquisición del 70% de la peruana Invita.

El gerente general de la aseguradora chilena, Andrés Errázuriz, quien fue ratificado en el cargo tras la venta de ING, dijo: "históricamente esta compañía tuvo vocación de rentas vitalicias. Estamos partiendo en una oferta distinta y marcada por el servicio. Tenemos el foco de cliente y no de producto”, afirmó, y agrega que “volveremos a ser actores relevantes en rentas vitalicias con propuestas de valor a segmentos”.

Errázuriz precisó que en rentas vitalicias también ofertarán la renta privada, que es un producto no regulado. “Esto es que no sólo acompañamos al cliente en las distintas etapas de acumulación sino que también en la desacumulación, y eso permite completar nuestro ciclo de ahorro”.

En cuanto a innovaciones en ese producto, el ejecutivo afirmó que en la Asociación de Aseguradores de Chile se está trabajando en la promoción de las rentas vitalicias variables, producto enfocado a segmentos de alto ahorro. “Se trabaja para que sea una realidad hacia fin de año”, sostuvo.

Si bien mantuvo su posición de mercado, Sura fue la firma que más creció por ese concepto el año pasado, pasando del 4,17% anotado en 2010 al 5,52% de 2011. En seguros individuales fueron los líderes, con 16,6% del mercado.

Errázuriz reseña los motivos que explican el 1,35% de crecimiento (a $ 181,2 mil millones), que se relacionan por un lado con el reordenamiento de la firma y el fuerte foco del negocio del APV. Este desarrollo vino apoyado por el lado de seguros colectivos y de desgravamen.

Según cifras de la Superintendencia de Valores y Seguros, al cierre del ejercicio pasado la firma anotó un descenso de 28,6% en sus resultados netos, a $ 2.246 millones; con $ 901 millones menos que 2010. Respecto a ese descenso, Errázuriz precisa que parte de esas pérdidas se produjeron por las inversiones realizadas en acciones.