Tasa de desempleo se mantiene en Estados Unidos

Juan Carlos Ortiz

Esta semana los principales indicadores bursátiles registraron su primera gran pérdida diaria en el año, por temores a una moratoria desordenada de Grecia, por preocupaciones generadas por una desaceleración económica mundial y por las tensiones entre Irán y la comunidad internacional.

El creciente nerviosismo se originó ante el temor de que no se llegaría a un acuerdo en Grecia sobre un canje de bonos.

Al final de la semana, el país consiguió una alta aceptación a este canje con sus acreedores privados con el que busca reducir su gran deuda.

Grecia debe tener los fondos asegurados para el 20 de marzo cuando los pagos se vencen. Un incumplimiento llevaría al país a una moratoria y desestabilizaría el sistema financiero de la región.

Por otro lado, el primer ministro chino Wen Jiabao recortó el objetivo de crecimiento de su país a 7,5% para 2012 desde 8% buscando dar a la economía más espacio para desacelerarse, mientras el Gobierno lleva a cabo reformas económicas buscando impulsar la demanda interna de consumo. Esta revisión es el nivel más bajo en 8 años.

El producto interno bruto de Brasil creció 2,7% en el año 2011 sumándose a las preocupaciones generadas por el recorte en expectativas de crecimiento en China.

A su vez, se conoció una disminución en el gasto de los consumidores, de las exportaciones y de las manufacturas en los últimos meses de 2011 en Europa, lo que le abre las puertas a una posible recesión.

Por otro lado, el Banco Central Europeo mantuvo las tasas de interés en 1% por tercer mes consecutivo y su presidente Mario Draghi informó que la entidad bajó sus pronósticos de crecimiento para la zona euro.

Dentro de los datos económicos publicados esta semana en Estados Unidos están el ritmo de crecimiento del sector servicios del mes de febrero y los nuevos pedidos recibidos por las fábricas. El primero registró su mayor nivel en un año llegando a 57,3 puntos y, por encima de los pronósticos, una lectura por encima de 50 indica expansión.

Y el segundo, anotó en enero su peor caída en más de un año, reflejando que uno de los pilares de la economía se debilitó. También se conoció el dato de déficit comercial el cual aumentó fuertemente en enero debido a la aceleración en las importaciones y a los elevados precios del petróleo, cuya cotización para el barril de crudo importado sigue estando por encima de los US$100.

Finalmente se conoció el dato más importante de la semana, el de empleo en Estados Unidos: el reporte mostró que la economía creó más empleos de lo esperado en el mes de febrero. La creación de empleo en las nóminas no agrícolas, por encima de lo previsto, fue de 227.000 y se conoció una cifra revisada al alza del mes de enero de 284.000 nuevos puestos de trabajo. A su vez con una revisión al alza del mes de diciembre.

El sector privado creó 233.000 nuevos puestos de trabajo por encima del estimado de los analistas y fue liderado por empresas que proveen servicios, salud y asistencia social. La tasa de desempleo se mantuvo en estable en 8,3%. Este ritmo en la creación de empleo debió haber producido una caída en la tasa de desempleo que no se causó por el aumento de la población activa.

Las noticias del mercado laboral se conocen después de que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos generó preocupación en el mercado financiero la semana pasada cuando no dejó claro si planea estimular un crecimiento más rápido a través de la compra de activos.

Las acciones de Apple continúan subiendo ya que la compañía sigue siendo la más fuerte en el mercado de las tabletas con su nuevo IPad4G, que compite con productos que operan con Windows 8.

Para la próxima semana se esperan en Estados Unidos datos de precios al consumidor, al productor y sentimiento del consumidor, entre otros, que seguramente impactarán los principales mercados bursátiles del mundo.