Títulos de deuda pública a largo plazo bajan su rendimiento en lo corrido de 2018

La inversión extranjera se ha pausado por expectativa de tasas de interés para 2019, entre otros.

Andrés Venegas Loaiza - avenegas@larepublica.com.co

El panorama de los títulos de deuda pública en el país ha cambiado en los últimos meses. Los fondos de capital extranjero (FCE), que venían de ser el principal tenedor de los TES emitidos por el Gobierno Central, cedieron su puesto a los fondos de cesantías locales tras una aparente “pausa” de su inversión de acuerdo con los analistas consultados.

Si se revisa el comportamiento de la curva de TES de tasa fija en diferentes vencimientos, se puede ver que los títulos de los años 2020, 2022, y 2024 son los que logran un mejor desempeño año corrido, con retornos totales por arriba de 5,4%, cifra que no alcanzan los de largo plazo, como los de 2026, 2028, 2030 o 2032, que han rentado menos.

De acuerdo con los analistas consultados por LR, esto se genera por dos razones básicas: la primera, un efecto de choques de oferta y demanda; y la segunda, la expectativa sobre tasas de interés a futuro.

Germán Cristancho, gerente de investigaciones económicas de Davivienda Corredores explicó la primera situación comentando que “mientras el emisor mantiene su misma oferta de TES, la demanda por parte de los extranjeros, que venían siendo el principal comprador, se ha pausado”.

Por su parte, Andrés Moreno, analista bursátil señaló que “hay un freno en la inversión en Colombia que puede ser dada por el rebalanceo de índices internacionales o algún tipo de ponderación hacia otros países” y que “el Gobierno tiene como tarea buscar otros compradores de TES”, más no “los jugadores, que han sido los fondos extranjeros”.

LOS CONTRASTES

  • Germán Cristanchogerente de investigaciones económicas de davivienda corredores

    “En el último mes los extranjeros compraron apenas $200.000 millones, cuando normalmente compran cerca de $1 billón”.


  • Diego Camachodirector de investigaciones de Ultraserfinco

    “Los inversionistas institucionales están en la capacidad de absorber el remanente de la deuda que los FCE ya no compran”.

Una explicación básica a las causas de la salida de los extranjeros y los efectos que generan se da en la relevancia que cobran las políticas sobre tasas de interés de los diferentes bancos a nivel global en la dinámica local. Los títulos de deuda pública emitidos por el Banco de la República actúan con una relación inversa entre tasas y precios; si suben sus tasas sus precios caen y viceversa.

Frente a este aspecto Diego Camacho, director de investigaciones económicas de Ultraserfinco, señaló que a hoy el Emisor ve un reto pues “los referentes externos y los competidores directos de la deuda pública en Colombia están en un ciclo diferente de política monetaria haciendo más atractivos otros destinos”, pues los inversionistas en estos títulos de deuda pública buscan invertir en donde las tasas estén más altas, situación que disminuye los precios de los TES y les genera mayores rentabilidades.

Esto lleva a la segunda razón que hace que la demanda por TES caiga: la expectativa sobre tasas de interés.

Cristancho explicó que en Colombia “la expectativa de que las tasas del emisor fueran bajando era lo que mantenía la inversión extranjera”, mientras que ahora “dada la recuperación de la economía y las proyecciones para que esta se siga recuperando, se espera que el Banrep pueda llegar a subir las tasas de interés en 2019”.

Lo anterior genera un efecto de pausa en la inversión extranjera, pues los inversionistas estarían esperando ese momento para invertir a un precio más atractivo y con mejor retorno.

Frente al reto que esto presenta para economía local, Camacho planteó que “los inversionistas institucionales están en capacidad de absorber el remanente de la deuda pública que los FCE ya no compran”, pero que para eso “seguramente requieren una tasa de interés más ajustada a las condiciones del mercado”.

La participación de inversionistas personas naturales

El mercado de TES ha perdido liquidez, señalan los analistas financieros consultados. La primera razón se da por la salida de Interbolsa que era uno de los grandes jugadores; la segunda, se debe a que este tipo de inversión “se ha profesionalizado” y hay menos personas naturales participando, convirtiéndolo en un mercado más de bancos, instituciones financieras y privados. Las personas naturales tienen solo $75.055 millones en TES, es decir apenas 0,10% de lo que tienen los fondos.

TEMAS


Banco de la República - deuda pública - Deuda - Confianza inversionista - Inversión - Inversión extrajera