Amazon estrena nuevo método y lleva sus pedidos hasta el baúl de los carros

La compañía utiliza una tecnología de llave inteligente para dejar los paquetes en los automóviles aparcados de sus clientes.

Expansión

Amazon está dispuesta a facilitar la entrega de los paquetes allá donde desee el cliente. La última iniciativa, que de momento sólo está operativa en algunas ciudades de Estados Unidos, permite a los miembros de su programa de suscripción Prime recoger los pedidos que un repartidor ha depositado en el maletero de su coche sin necesidad de que el conductor esté presente durante la entrega.

Si hace medio año Amazon sorprendía con el anuncio de un servicio para dejar las compras en casa del cliente aunque éste no estuviera en el domicilio, ahora da una nueva vuelta de tuerca más con la posibilidad de dejar los paquetes en los coches aparcados. La iniciativa está limitada a usuarios de modelos de automóviles posteriores a 2015 de las marcas Chevrolet, Buick, GMC, Cadillac y Volvo, que se hayan dado de alta en los sistemas de navegación online de estos fabricantes. De esta manera, los repartidores de Amazon pueden geolocalizar los vehículos para entregar el pedido. Los coches deben estar aparcados en una zona pública accesible y previamente determinada, por ejemplo cerca del domicilio o del trabajo, y nunca en párkings subterráneos.

Así, Amazon pretende dar respuesta a casos en los que el usuario tiene problemas para recoger el paquete, bien porque no se encuentra en su casa o porque su empresa ponga problemas para que los empleados puedan recibir pedidos de índole personal.

Para ello, la compañía utiliza Amazon Key, la misma tecnología que emplea para poder hacer entregas de pedidos online a domicilio sin necesidad de que haya alguien en casa para abrir la puerta al repartidor.

Los usuarios, que necesitan descargarse una aplicación específica y registrar la zona donde estará aparcado el coche, pueden elegir la opción de entrega en el automóvil cuando hagan su compra en Amazon. Gracias a la tecnología de llave digital, el repartidor puede abrir el maletero del automóvil para depositar el pedido y luego volver a cerrar el coche. La aplicación notifica a los usuarios todos los pasos clave del proceso y avisa de que la puerta del automóvil ha sido cerrada correctamente tras la entrega.

Amazon destaca que utiliza múltiples sistemas para no comprometer la seguridad. Cada vez que un repartidor solicita acceso al coche de un cliente, la compañía verifica mediante un proceso de autenticación encriptado que el mensajero está autorizado, que se encuentra en la localización adecuada y que va a hacer entrega del paquete correcto. Sólo en ese momento se abre la puerta para depositar el pedido. Amazon asegura que el sistema no requiere tener que dar códigos o llaves a los repartidores. El servicio está disponible desde ayer en 37 ciudades de Estados Unido, aunque el objetivo es ampliarlo paulatinamente a otras localidades. Hace tiempo, la compañía realizó un piloto en Alemania con Audi y DHL.

En el caso de las entregas a domicilio sin que haya nadie en casa, Amazon se sirve de una tecnología que combina una cámara inalámbrica y una cerradura inteligente, lo que permite al cliente seguir el proceso a distancia.

El gigante del comercio electrónico reforzó su apuesta por este ámbito recientemente con la compra Ring por US$1.000 millones. Esta compañía comercializa timbres conectados a una cámara que permiten a los usuarios ver desde su móvil, ordenador o dispositivo Amazon Echo quién llama a la puerta.

TEMAS


Amazon - Jeff Bezos - Comercio