Analistas internacionales muestran temor por el triunfo de Hollande en Francia

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Muchos miedos se han despertado entre los economistas por los cambios en el estilo de gobierno que representaría la llegada de François Hollande a la Presidencia de Francia, en especial porque sus planes van en contra del programa de recuperación que ha tenido Europa en los últimos meses.

Uno de los medios que manifestó su miedo fue The Economist, el cual dijo a manera de editorial: "si tuviéramos un voto el 6 de mayo, se lo daríamos al Sr. (Nicolas) Sarkozy; pero no por sus méritos sino para mantener fuera al señor Hollande".

Para  la revista, Francia necesita un cambio. La deuda del país está muy alta, los bancos no están lo suficientemente capitalizados, el desempleo es preocupante y el Estado es el más grande de la Eurozona, como proporción del PIB.

El socialista quiere ajustar el déficit aumentando los impuestos, no haciendo más recortes. Además, prometió contratar 60.000 profesores y su política general implica que el Estado va crecer aún más.

"El Sr. Hollande demuestra una actitud poco favorable para los negocios y Francia está en un estado más frágil de lo que estaba cuando (François) Mitterrand hacía sus experimentos socialistas entre 1981 a 1983", afirmaba la publicación.

La evidencia de la desconfianza que tienen los mercados a una presidencia de Hollande se vio en la reacción que tuvo el mercado bursátil francés a su victoria el pasado 22 de abril, aunque en esa jornada confluyeron otras malas noticias. El índice Cac40 bajó casi 3% en ese lunes.

Algo parecido ocurrió cuando eligieron a Mitterrand, en 1981. Entonces, el  mercado cayó casi 20% en los tres días siguientes a su victoria. 

"Lo que preocupa es que va haber un choque importante entre Francia y Alemania. Hollande no está dispuesto a ratificar los acuerdos fiscales y si no hay acuerdos será difícil que nazca el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), lo cual trae desconfianza", dijo Juan Camilo Rojas, analista  de Correval.

"En general los inversionistas tienen miedo a los gobiernos de izquierda, porque aumenta el gasto. Esto desestabiliza no solo las finanzas de la nación sino el sistema financiero en general. Además si hay un desacuerdo entre los grandes de la UE, habrá preocupación general", agregó.

Ahora bien, no todos creen que el efecto sea tan fuerte como se cree que será. Luis Carlos Guzmán, director del departamento de economía de la Universidad Central, cree que "los cambios que haría no van a ser tan drásticos. El problema está en la presión de Alemania en cuanto a la austeridad, pero creo que en Francia más gasto público es necesario".

"Aun así, al final siempre se impone la institucionalidad. Por ejemplo, (el ex presidente del Gobierno español) Jose Luis Rodríguez Zapatero, a pesar de ser socialista tomó unas medidas muy fuertes", agregó.

Otros, sin embargo, piensan que todas las protestas que hay en contra del político francés es porque Europa está encontrando una voz disidente en todo el consenso.
"Hollande desafía la lógica de Sarkozy y Merkel. Él dice que no solo son responsables los gobiernos sino el sector bancario y financiero y ellos también deberán asumir los costos", dijo Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de relaciones internacionales de la Universidad del Rosario.

"Él es solo una voz alternativa de qué tipo de solución necesita la Unión europea", concluyó.

Mandatario electo ratifica sus promesas
En sus primeras palabras al pueblo francés como presidente electo, François Hollande dijo el domingo que el trato justo para todos y los intereses de los jóvenes estarían en el centro de sus políticas. Reiterando las promesas que hizo en el discurso con el que lanzó su campaña, el socialista de 57 años dijo que desea ser juzgado sólo por esas promesas con "la equidad y la juventud". "Cada elección que haga, cada decisión que tome, lo haré basándome en esos únicos criterios", dijo Hollande ante una multitud alegre en Tulle, un pequeño pueblo y su base política en el centro de Francia. Hollande provocó reacciones en Francia y el extranjero al prometer que aplicaría impuestos de un 75% a todos los que ganen más de un millón de euros.

Las opiiniones
Juan Camilo Rojas
Analista internacional de Correval

"Lo que preocupa es que va a haber un choque importante entre Francia y Alemania. Hollande no está dispuesto a ratificar los acuerdos fiscales y si no hay acuerdo será difícil, generar confianza".

Luis Carlos Guzmán
Director de economía de la Universidad Central

"Los cambios que haría Hollande no van a ser drásticos. El problema está en la presión de Alemania en cuanto a la austeridad, pero creo que es necesario más gasto público en Francia".

Mauricio Jaramillo Jassir
Profesor de relaciones internacionales

"Hollande desafía la lógica impuesta por Sarkozy y Merkel. Él dice que no solo son responsables los gobiernos sino el sector bancario y financiero y ellos también deberán asumir los costos".

TEMAS


Francia