Argentina está más cerca de ser paria comercial

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Con la demanda que instauró la Unión Europea (UE) ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por las restricciones en las importaciones, Argentina se acerca a un punto de rechazo comercial de las demás economías.

Aunque la demanda no contempla la nacionalización de YPF, los medios internacionales lo han relacionado como una venganza.

Finalmente, la UE fue más allá de las palabras e interpuso una denuncia ante la OMC argumentando que las trabas en las importaciones le costaron a las economías del bloque al rededor de US$625 millones en sus ventas el año pasado y podrían aumentar en 2012.

Las quejas contra las restricciones que tiene la entrada de productos a Argentina no son un tema nuevo. El país austral exige que todo lo que vaya a entrar pase por un régimen de autorización previa llamada la Declaración Jurada de Importaciones para restringir el ingreso.

En algunos casos, los productos son rechazados sin razones válidas. Por si fuera poco, se insiste en que las empresas equilibren sus ventas con compras de productos nacionales o que no transfieran sus ingresos al extranjero.

Según la demanda de la UE, a principios de 2011, ese régimen de licencias afectaba a más de 600 tipos de productos, como la maquinaria eléctrica, las piezas de los vehículos y los productos químicos, los cuales constituyen los porcentajes más altos de las exportaciones de los 27 países europeos.

Por esto, dicen los abogados, para este año se espera que el perjuicio aumente, y ya se habla de una cifra que ronda los US$10.400 millones anuales.

'El esquema económico que adoptó Argentina lo esta aislando de las corrientes del comercio y la inversión. En la practica eso se transformara en que tendrá muchas dificultades con los vecinos', dijo Saúl Pineda, director del centro de competitividad de la Universidad del Rosario.

'Esas demandas no surgen efectos rápidos pero sí van atener un impacto inmediato en los flujos de comercio y en su condición de riesgo y perspectivas económicas', agregó.

Para los analistas, lo más grave de esta demanda es que se crea un precedente al que podrían unirse otros países insatisfechos con las nuevas políticas impuestas por el gobierno de Cristina Fernández.

Argentina recibió el mes pasado quejas por el mismo tema de los representantes de Estados Unidos, Australia, Colombia, Costa Rica, Israel, Japón, Corea del Sur, Noruega, Panamá, Perú, Suiza, Taiwan, Tailandia y Turquía, quienes firmaron una declaración ante la OMC.

'Colombia debería hacer lo mismo con ellos. Esas demandas lo que pueden traer es que argentina quede aislada del comercio mundial', dijo Pedro Novoa, abogado de Novoa-Fernández Consultores.

'El fallo de estas demandas pueden durar mucho: como puede ser un año puede ser diez. Lo que queda claro es que Argentina es un país que no es bueno haciendo negocios', añadió.

Ahora bien, la demanda no menciona la nacionalización de YPF porque según la UE se trata de un caso de 'expropiación de una inversión' que no está cubierto por las reglas de la OMC, aunque dijo que aún se está considerando otras medidas. Sin embargo, algunos medios relacionaron la medida como una retaliación por este incidente.

Este es el primer paso del proceso
El resultado de la denuncia contra Argentina de parte de la Unión Europea ante la Organización Mundial del Comercio puede tardar años en verse. En este primer paso, la UE solicita consultas con el país acusado para examinar la posibilidad de que levante las restricciones. Si no se llega a una solución en un plazo de sesenta días, Bruselas, pediría que se establezca un tribunal para que se pronuncie sobre la legalidad de las medidas. Como resultado, si la UE gana el caso, obtendrá el derecho de imponer recargos en los aranceles de los productos procedentes de Buenos Aires.

TEMAS


Argentina