Autoridades europeas anunciarán el miércoles elevada multa contra Google

El regulador europeo habría concluido que la tecnológica estadounidense ha frenado a la competencia para salvaguardar su negocio.

Expansión

Si no hay sorpresas de última hora, las autoridades europeas de Competencia anunciarán el miércoles una elevada multa contra Google (Alphabet) por abuso de posición dominante en el negocio de móviles con su sistema operativo Android, que es utilizado por más del 80% de los smartphones que se venden en todo el mundo.

El regulador europeo habría concluido que la tecnológica estadounidense ha frenado a la competencia para salvaguardar su negocio de publicidad para móviles y ha perjudicado a los consumidores. Además de la megamulta, la UE le exigirá que modifique sus prácticas comerciales.

Fuentes del mercado esperan que Bruselas imponga a Google la mayor multa antitrust de la historia, con una cuantía que podría rondar los US$4.665 millones. En todo caso, todo apunta a que la sanción superará los US$2.799 millones que la Comisión le impuso el año pasado por otro caso de abuso de posición dominante con su buscador online para privilegiar su servicio de comparación de precios frente a los de compañías rivales.

Aquella multa fue la más alta impuesta por Bruselas a una compañía tecnológica, aunque el gigante de Internet la recurrió ante el Tribunal de Justicia de la UE y la resolución podría demorarse años.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, inició la investigación de las prácticas de Google con Android en abril de 2015 y, un año después, se concretó en un pliego de cargos. En ese documento, Vestager acusó al gigante de Internet de obligar a los fabricantes que utilizan su sistema operativo -todos salvo Apple- a preinstalar en sus móviles las aplicaciones propias de Google (Gmail, YouTube, Chrome, Google Maps).

Bruselas también acusó a la tecnológica de conceder incentivos a los fabricantes de móviles y tabletas para que utilizasen en exclusiva sus productos. Además, según las conclusiones del regulador, Google habría exigido a estas compañías que no hiciesen cambios en su sistema operativo, basado en Linux y a priori abierto. Estas prácticas, según la Comisión, obstaculizan el desarrollo de otros sistemas operativos y perjudican al consumidor.

Frente pendiente 

Además del caso Android, Bruselas tiene otro frente abierto con la compañía dirigida por Sundar Pichai. La Comisión está investigando si Google restringe ilegalmente el acceso a los competidores de los sitios web que usan su barra de búsquedas y anuncios. El grupo subía ayer 1,3% a media sesión en Wall Street.

TEMAS


Google - Comisión Europea - Alphabet - Tecnología - Bruselas - Estados unidos