Avance en empleo alejaría estímulo de la Fed

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Los datos positivos sobre cómo continúa disminuyendo lentamente el desempleo en la economía de Estados Unidos es una de las razones por las que no hay un consenso en la Reserva Federal (Fed) sobre la necesidad de otro estímulo monetario.

Las cifras semanales de solicitudes de subsidio por desempleo en ese país bajaron en 26.000 para terminar la semana pasada en 350.000, es decir, el nivel más bajo alcanzado en cuatro años, según informó ayer el Departamento de Trabajo. A esto se le suma que el déficit de comercio exterior del país cayó 3,8 % en mayo, según el Departamento de Comercio.

Estas cifras positivas van en contra de lo que necesita ver la Fed para decidirse a hacer un tercer Estímulo Cuantitativo más (QE, por sus siglas en inglés) y así recuperar el impulso de la economía.

'La Fed ha manifestado que las condiciones deben empeorar un poco para que se haga más necesario un estímulo. Ahora mismo mantiene esa posición porque se han visto datos mixtos en la economía, por ejemplo, el de ayer de las solicitudes de desempleo que dan algo de optimismo', dijo Cristian Lancheros, analista de Acciones y Valores.

Los datos mixtos son cada vez más evidentes: aunque las solicitudes de desempleo llegaron a un mínimo de cuatro años, la creación de puestos de trabajo no agrícolas sigue decepcionando, los gastos en consumo personal aumentaron a finales de primer trimestre (pero a un menor ritmo de lo estimado) y la producción industrial diminuyó en mayo.

Las minutas del encuentro de junio de la Fed, publicadas el miércoles, mostraron que el banco central está abierto a una tercera ronda de compra de bonos pero que se necesitaría que la recuperación económica se debilite para que haya consenso en torno a un programa de ese tipo.

'Varios miembros señalaron que podría requerirse una política monetaria adicional si la recuperación económica perdiera impulso, si los riesgos a los pronósticos se volvieran suficientemente pronunciados o si pareciera probable que la inflación marche de forma persistente bajo el objetivo de largo plazo de 2%', señalaron las minutas.

Para Andrés Pardo, gerente de investigaciones económicas de Corficolombiana, la reticencia de tener más estímulo 'tiene que ver con la evolución de las variables económicas, que para algunos miembros, no son tan contundentes. Por ejemplo, en las pasadas ocasiones, el factor era la expectativa de inflación a largo plazo, la cual estaba muy por debajo de 2% y ahora está cerca de eso'.

'La expansión tiene unos riesgos y ellos necesitan saber que el riesgo negativo está compensado con las ganancias de hacerlo. Aún tienen que definir si los malos datos de ahora son una reversión de los datos positivos del primer trimestre. Quieren más claridad', agregó y señaló que para él, el estímulo podrá venir a finales del tercer trimestre.

La opción más factible para la Fed es que expandan su balance, comprando títulos del tesoro a largo plazo y títulos hipotecarios, según analistas.

'Pueden haber otras formas de estimular pero en caso de que se llegue a materializar, lo que ellos pueden hacer es compras de bonos en el mercado y con esto dan mayor liquidez', explicó Lancheros.

'Pero el mercado lo que quiere es que se decidan en las compras. De ahí el terreno negativo de los mercados', agregó.

En efecto, aunque las bolsas de Estados Unidos tuvieron una leve recuperación ayer, ya completan cinco días de cierres en números negativos. Tanto el índice de Standard&Poor`s, el Nasdaq y el índice industrial de Dow Jones han caído más de 3% desde el tres de junio.

Pero para algunos analistas es mejor esperar un poco para hacer el estímulo, aunque no sea mucho el efecto que pueda tener sobre la economías real.

'Lo mejor sería esperar un poco hasta finales de año o incluso hasta 2013. A nivel estructural, se tienen que resolver otros temas como la reforma fiscal que necesita el país', dijo Sebastián Gallego, analista de Serfinco.

Bonos del tesoro de EE.UU. se vuelven más atractivos

Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense extendieron sus ganancias tras una subasta de deuda a 30 años por US$13.000 millones que obtuvo un rendimiento mínimo histórico en la jornada de ayer.

Los precios de los bonos subieronn ya que la debilidad de las acciones y de los activos de riesgo alimentaron una nueva ola de búsqueda de refugio seguro. El bono a 30 años rindió un 2,58% frente al 2,6% del miércoles.

Las persistentes preocupaciones acerca de la crisis de la deuda europea y su posible repercusión en la economía global han limitado la típica venta de los inversores y operadores de bonos que suele anteceder a los nuevos ofrecimientos de deuda.

Las opiniones

Andrés Pardo

Gerente de investigaciones de Corficolombiana

'La Fed aún tiene que definir si los malos datos de ahora son una reversión de los datos positivos del primer trimestre. Lo que ellos quieren es más claridad'.

Sebastián Gallego

Analista internacional de Serfinco

'Lo mejor sería esperar un poco hasta finales de año o incluso hasta 2013. A nivel estructural se tienen que resolver otros temas como las reformas fiscales que necesita el país'.

TEMAS


Empleo - Estados unidos - FED