“Bajar sueldos para mejorar competitividad y desempleo puede tener efectos contrarios”

Así lo manifestó la OIT al responderle al Banco Central Europeo, que pidió una mayor flexibilidad en la determinación de los sueldos, y advirtió que esas acciones deprimen el consumo domestico, lo que a la final afecta el crecimiento.

Para la OIT es poco claro que un recorte en los salarios vaya a generar incentivos para incrementar las inversiones, especialmente teniendo en cuenta la incertidumbre económica actual.

Expertos del organismo manifestaron que una reducción en los salarios sería insostenible globalmente, pues podría producir "una espiral de descenso de la demanda agregada y a una deflación de precios, en lugar de a una recuperación económica rápida".