Bankia considera venta de participaciones tras rescate

Reuters

Bankia, el cuarto mayor prestamista de España, se preparaba el sábado para vender participaciones que mantiene en otras compañías para cumplir con las normas europeas de competencia tras un rescate estatal que hasta ahora alcanza los 23.500 millones de euros (US$29.400 millones).

El viernes BFA, firma matriz de Bankia, pidió una suma sobre los 19.000 millones de euros que se anticipaban en ayuda del Gobierno, además de los 4.500 millones de euros que el Estado español ya le ha inyectado.

El destino de los fondos sería la cobertura de posibles pérdidas en propiedades restituidas, créditos e inversiones.
 
La ayuda al prestamista es el mayor rescate a un banco en España y el Estado podría terminar con casi un 90% de Bankia tras la capitalización a BFA y la compra de acciones preferenciales de octubre.
 
Bajo la legislación española, el Estado podría vender su participación en Bankia dentro de tres años.
 
Por causa de los créditos malos en los bancos españoles, que aumentan ante el desempleo de un 24,4%, se teme que España tenga que buscar ayuda internacional y que lleve a la crisis de deuda de la zona euro a una etapa nueva y más peligrosa.
 
Entre las recientemente reconocidas pérdidas potenciales en Bankia y en BFA están las participaciones de un 5,3% en Iberdrola y el 12% de International Airlines Group.
Bankia dijo que los reguladores de la Unión Europea firmarán el plan de rescate en junio.
 
"Dentro de nuestros planes y además por requerimiento de Europa, tendremos que hacer desinversiones, y tenía todo el sentido que si teníamos que hacer desinversiones pusiéramos todos estos activos a valor de mercado en estos momentos", dijo el sábado el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.
 
El nuevo presidente ejecutivo de Bankia reconoció en una conferencia con analistas que a principios de mayo hubo cierta tensión en los depósitos de los clientes, pero añadió que la situación ya se había normalizado.
 
Bankia mantiene un 10% de los depósitos del sistema bancario español.
 
Auditoria para todo el sistema
El rescate a Bankia se producirá en medio de una autoría general para el sector bancario español. Se teme que más prestamistas requieran ayuda para cubrir pérdidas potenciales más profundas en créditos hipotecarios y de consumo de cobro dudoso.
 
Según estimaciones oficiales, los bancos tendrían la carga de 184.000 millones de euros en propiedades restituidas que no pueden vender y en créditos morosos tras el estallido entre el 2007 y el 2008 de una burbuja inmobiliaria que se desarrolló durante una década.
 
El Gobierno de España tendrá que acudir a los mercados de deuda para recaudar fondos para Bankia cuando los costos de endeudamiento han subido y debe pagar un premio de al menos 5% sobre la deuda de Alemania.
 
Un fuente del Gobierno dijo que el rescate a Bankia afectaría tanto al nivel de la deuda pública como al déficit.
 
"Hay una pérdida esperada en la cartera de activos que puede computar como deuda y hay otra pérdida efectiva que iría a déficit pero que sería manejable. De momento estamos hablando de hipótesis y no se sabrá hasta que no se conozcan todas las valoraciones", aseguró esta fuente.
 
Bankia ha reconocido deudas mucho más altas que la cifra estipulada por España como provisiones bancarias. Se teme que otros bancos también identifiquen brechas de financiamiento aun mayores.
 
El Gobierno español había calculado previamente la cantidad de ayuda estatal necesaria para ayudar a los prestamistas en 15.000 millones de euros, cifra que actualmente es superada ampliamente sólo por las necesidades de Bankia.. 
 

TEMAS


Bancos - España