Bankia podría necesitar 5.000 millones de euros adicionales, por nueva reforma

Ripe

La nacionalización de Bankia, con la transformación de 4.465 millones de euros de participaciones preferentes en manos del FROB en capital, ha desatado todo tipo de rumores sobre cuánto dinero necesita en total el banco para terminar de sanear sus cuentas. Hay quien, como el diario británico Financial Times, llega a hablar de 15.000 millones de euros adicionales.

Sin embargo, el importe total debería ser más reducido, según apuntan fuentes financieras cuyos cálculos sitúan estas necesidades por debajo de los 8.000 millones. De esta cifra, 2.600 millones son la parte que a la entidad le queda por cubrir para cumplir con el Real Decreto sobre Saneamiento del Sistema Financiero del pasado febrero. Pero hoy se espera que el Gobierno anuncie una nueva vuelta de tuerca en la reforma financiera, para incrementar las provisiones que los bancos tienen que realizar sobre el crédito sano al sector promotor.

A falta de pocas horas para que el ministro de Economía, Luis de Guindos, anuncie los pormenores de la reforma, aún no se sabe con exactitud hasta cuánto se elevará el porcentaje de cobertura de estos activos, que actualmente está en el 7%. El Gobierno negocio a contrarreloj con las entidades que esperan rebajar todo lo que puedan este porcentaje, ya que las nuevas provisiones exigidas golpearán con fuerza las cuentas de resultados.

Aún en la peor estimación que se maneja, es decir, un incremento adicional de la cobertura del 30%, hasta el 37%, Bankia se vería afectada en unos 5.000 millones, según cálculos de fuentes conocedoras de la situación del banco. Estas mismas fuentes apuntan que, si la necesidad de Bankia fuera de 15.000 millones, esto implicaría que el conjunto del sistema necesitaría unos 100.000 millones.

Los problemas detectados por Deloitte
La decisión de Deloitte de no firmar las cuentas de 2011 ha sido lo que desató la nacionalización de la entidad. La auditora exigió poner en una salvedad que pedía una rebaja de 3.500 millones en el patrimonio de Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia, por el exceso de valoración de la filial.
Pero además, según cuenta hoy el diario El País, Deloitte habría puesto pega a que BFA se haya apuntado 2.923 millones en créditos fiscales por las pérdidas en las que incurrió por el saneamiento.

Deloitte insiste en que BFA sólo podrá beneficiarse de estos créditos si tiene beneficio, ya que los importes se descuentan de los impuestos que la entidad tendría que pagar sobre sus ganancias brutas.

Este hecho, según el diario, habría sido evidenciado por el nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en el Consejo en el que fue nombrado.