Bayer tendrá que vender US$9.000 millones en activos para comprar Monsanto

El Departamento de Justicia de Estados Unidos aprobó la fusión

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

La aprobación más esperada para la función entre Bayer y Monsanto se dio ayer, luego de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos diera su visto bueno. Sin embargo, el organismo de control obligó a la primera compañía a realizar desinversiones por US$9.000 millones, la más grande en la historia de Estados Unidos.

En concreto, para resolver las dudas que había en ese país en torno al perjuicio que podrían tener los agricultores y consumidores, Basf comprará negocios de químicos y semillas a Bayer, que se comprometió a salir de la totalidad de sus negocios de semillas de algodón, canola, soja y otras unidades agrícolas y digitales de la industria.

Adicionalmente, tendrá que vender su herbicida Liberty, que es competencia directa de Roundup que maneja Monsanto. “El sistema de granja de Estados Unidos es de importancia crítica para nuestra economía, nuestro sistema alimentario y nuestra forma de vida”, aseguró Makan Delrahim, jefe de la división antimonopolio del Departamento, en una llamada con periodistas. “Los agricultores y consumidores estadounidenses confían en la competencia cara a cara entre Bayer y Monsanto”, agregó el funcionario en declaraciones recogidas por la agencia Bloomberg.

La transacción entre estos dos gigantes industriales se tasó en US$62.500 millones y ha tenido que enfrentar la aprobación regulatoria en varios países. Este año, la Unión Europea también dio su visto bueno, por lo que con la decisión del Departamento de Justicia la fusión está más cerca de concretarse. En su momento, los reguladores europeos destacaron que el movimiento podrá hacerse efectivo luego del trato con Basf para que comprara negocios y activos en los mercados de semillas y pesticidas.

Según los términos del negocio, la operación tiene que cerrarse antes del 14 junio o si no Monsanto podría retirar su autorización a la oferta de compra de Bayer y buscar un precio más alto. “La recepción de la aprobación del Departamento de Justicia nos acerca a nuestro objetivo de crear una empresa líder en agricultura”, dijo el CEO de Bayer, Werner Baumann. “Queremos ayudar a los agricultores de todo el mundo a cultivar alimentos más nutritivos de una manera más sostenible”, añadió.

La transacción también ya tiene el visto bueno de Brasil y Rusia, aunque aún falta el de los reguladores de Canadá y México. Según explica Bloomberg, la integración entre las dos compañías no se podrá dar hasta que se concreten las compras que hará Basf, un proceso que puede tardar dos meses. Cuando esto suceda, la alemana controlará un cuarto del total mundial del mercado de semillas y pesticidas. Por esto, hay grupos como Friends of the Earth que han criticado esta movida empresarial al asegurar que dañará el poder de negociación de los agricultores familiares.

TEMAS


Bayer - Monsanto - BASF - Agro - Fusiones y adquisiciones