Bayer ya es dueño de una cuarta parte del mercado de semillas y plaguicidas

Reuters

Finalizó la compra de Monsanto

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

“Bayer completó con éxito la adquisición de Monsanto el jueves”. Con esa frase terminaron cerca de dos años en los que la compañía alemana pasó por un camino de aprobaciones antimonopolio para comprar a la multinacional estadounidense. Al logarlo, se convertirá en la dueña de la cuarta parte del mercado de semillas y plaguicidas en el mundo.

“Nuestro objetivo es cumplir con la gran responsabilidad que conlleva una posición de liderazgo en la agricultura y profundizar nuestro diálogo con la sociedad”, dijo Werner Baumann, presidente del Consejo de Administración de Bayer, luego de que se hiciera oficial la compra.

El proceso de integración entre ambas empresas, que incluirá la desaparición del nombre de Monsanto, tomará dos meses más, mientras que se cumplen los requisitos que les impusieron los organismos antimonopolio, entre ellos el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Entre las movidas que deberán hacer, está la venta de activos como semillas de campo y vegetales a Basf por US$9.000 millones, el proceso de desinversión más grande en la historia del gigante norteamericano. La compra de Monsanto por parte de Bayer se anunció en septiembre de 2016 y al final se tasó en US$62.500 millones.

Hugh Grant, presidente saliente de Monsanto, destacó que el cierre de la transacción “representa un hito importante hacia la visión de crear una empresa agrícola líder, apoyando a los productores en sus esfuerzos por ser más productivos y sostenibles para el beneficio de nuestro planeta y nuestros consumidores”.

La transacción le permite a Bayer duplicar su unidad agrícola, en medio de una transformación de la compañía con la que logró que la mitad de sus ventas provengan del agro y la segunda mitad de productos de salud.

TEMAS


Bayer - Monsanto - BASF - Fusiones y adquisiciones