BCE relajó normas de los préstamos para reducir tensión

Bloomberg

Reuters

El Banco Central Europeo (BCE) va a comenzar a aceptar un mayor abanico de garantías en sus operaciones de préstamos y también activos de una menor calidad, dijo el viernes el organismo, en una decisión diseñada específicamente para atender las preocupaciones sobre España.

'El Consejo de gobierno ha reducido el umbral de rating y cambiado los requerimientos para algunos bonos respaldados por activos (ABS)', dijo en un comunicado el BCE tras una reunión que habitualmente se reserva para asuntos ajenos a la política monetaria.

Los cambios incluyen movimientos para aceptar cédulas hipotecarias, deuda respaldada por préstamos a pequeñas y medianas empresas, titulizaciones de préstamos para compra de automóviles, leasing y financiación al consumo e hipotecas comerciales con calificación de hasta `triple B`.

Las cédulas hipotecarias son una forma compleja de deuda respaldada por activos y suponen un instrumento financiero difícil de evaluar a los que se ha acusado de jugar un papel clave en la crisis financiera de hace cinco años.

Hasta el final del pasado año – en contraste con otras formas de garantías – el BCE había endurecido gradualmente las normas de uso de ABS, especialmente desde la caída de Lehman Brothers.

Antes de los cambios había una tasa fija de quita del 16% del BCE por utilizar ABS, mientras que el rating mínimo aceptado era de `A-`.