BCE sólo comprará deuda si países piden ayuda al fondo de rescate: Draghi

Ripe

El presidente del Banco Central Europeo aseguró que podría haber medidas no convencionales en las próximas semanas, como una compra de deuda periférica.

Pero, al mismo tiempo, Mario Draghi ha condicionado esa ayuda a que los países beneficiarios (España e Italia en estos momentos) pidan al fondo de rescate que inicie también adquisiciones de bonos. Esto permitiría al BCE asegurarse de que los países cumplen con las reformas prometidas, ya que para acogerse a un programa de los fondos de rescate hay que firmar un Memorando de Entendimiento.

Draghi ha insistido en la necesidad de exigir una condicionalidad. Ha dicho que la política monetaria "no puede llenar el vacío" de la inacción de los gobiernos en aspectos como los déficits comerciales, fiscales, los precios… Y que por eso "se necesita condicionalidad", ha añadido.

De hecho, Draghi ha explicado que para que el BCE pueda intervenir en el salvamento de un país se requiere primero una acción de los fondos de rescate, el FEEF o el MEDE. Y, en este sentido, deben ser los propios países los que soliciten la ayuda, ha dicho Draghi. Un mensaje que ha lanzado en respuesta a una pregunta sobre la situación de España.

"Es cierto que España ha conseguido esfuerzos importantes en cuanto al ajuste fiscal, ahora es decisión suya si quiere ayuda del fondo de rescate", ha señalado Draghi.

El BCE ha explicado que las compras de bonos se van a centrar en el tramo corto de la curva de tipos de los países. Posteriormente, aseguró que fue precisamente la subida de los tipos de interés en los vencimientos a corto plazo (2 años, por ejemplo) lo que aumentó su preocupación la semana pasada.

Además, Draghi ha explicado que, tal y como está concebido el fondo de rescate permanente, no puede inyectarle liquidez aunque tenga licencia bancaria. La posibilidad de dar munición ilimitada a los fondos de rescate dándoles esa licencia era una de las posibilidades que se habían barajado hasta ahora.

El presidente del BCE ha intentado dar un mensaje de confianza al señalar que "el euro es irreversible", y que "no tiene sentido apostar en contra, porque está aquí para quedarse".

Pero el discurso del banquero italiano ha decepcionado a los mercados. El Ibex ha recibido sus mensajes con una caída que ha llegado a superar el 4,6%, cuando antes de empezar la rueda de prensa subía casi un 1,5%. La prima de riesgo ha llegado a tocar los 570 puntos (frente a los 525 previos), con el bono al borde del 7%, y el euro, que cotizaba bien por encima de los 1,235 dólares ha llegado a perder el 1,22.

El BCE ha mantenido los tipos

Por otra parte, el Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido los tipos de interés sin ningún cambio. El precio oficial del dinero se mantiene en el 0,75% y el de la facilidad de depósito en el 0%.

Eso sí, Draghi ha reconocido que se ha discutido la posibilidad de bajar los tipos, pero que han decidido que no es el momento.

Esta decisión se produce después de que en la última reunión de julio el organismo presidido por Mario Draghi anunciase una rebaja de tipos histórica. Entonces rebajó por "unanimidad" el precio oficial del dinero en un cuarto de punto, del 1% al 0,75%. Además, el BCE recortó también en julio la rentabilidad de la facilidad de depósito a un día, es decir, el precio que paga a los bancos por dejar su excedente de liquidez en la hucha del BCE. Concretamente, los tipos de la facilidad de depósito se quedaron en 0%.

El anuncio del BCE sobre su mantenimiento de los tipos se ha recibido sin apenas reacción en los mercados. El Ibex-35 ha seguido con ligeras subidas del 0,85%.

Por otra parte, el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido hoy también mantener los tipos de interés en el 0,5%, así como el importe de su programa de recompra de activos mediante la emisión de reservas en 375.000 millones de libras (475.200 millones de euros), que fue incrementado en el mes de julio, según anunció la entidad en un comunicado.

TEMAS


España