Bernanke enfrió la posibilidad de nuevos estímulos económicos a corto plazo

Ripe

El presidente de la Reserva Federal ha enfriado los ánimos del mercado de cara a nuevas medidas de estímulo a corto plazo. El funcionario ha insistido en que la FED está preparada para actuar si la situación empeora, lo que indica que, de momento, va a esperar a ver cómo evoluciona la economía.

Durante su intervención en el Congreso Bernanke no ha dado pistas sobre nuevos estímulos por parte del banco central, una posibilidad que sí había barajado el mercado después de que el presidente de la FED de Atlanta, Deniis Lockhart, abriera la puerta a una prolongación de la 'Operación Twist' que finaliza en junio.

Las palabras de Lockhart calentaron ayer los ánimos en Wall Street, pero el máximo responsable del regulador monetario de Estados Unidos se ha encargado de rebajar el optimismo de cara a nuevos estímulos de la FED.

"La Reserva Federal sigue preparada para tomar medidas, según sea necesario, para proteger a la economía estadounidense en el caso de que la tensión financiera escale", con estas palabras Bernanke ha frenado la euforia que reinaba ayer en la Bolsa de Nueva York y que permitió al Dow Jones y al S&P 500 registrar sus mayores subidas del año.

De hecho, nada más escuchar las declaraciones del funcionario en el Congreso, Wall Street ha enfriado las subidas del 1% con las que había abierto la sesión, rebajándolas a avances en torno al medio punto porcentual.

El presidente de la FED ha hablado de la escalada de la crisis de deuda de la zona euro y de su impacto en la economía estadounidense.

Bernanke ha asegurado que el banco central sigue de cerca la situación y los riesgos que el deterioro del sistema bancario europeo pueden tener en Estados Unidos. En este sentido, el funcionario ha asegurado que la FED está lista para actuar si la estabilidad financiera pudiera estar en peligro.

De cara a la próxima reunión de la FED, los días 19 y 20 de junio, analistas y mercados esperan que el banco central anuncie nuevas medidas, como una tercera ronda de compra de bonos.

Los débiles datos de empleo de mayo, el enfriamiento económico de las últimas semanas y el empeoramiento de la crisis de deuda de la zona euro invitan a pensar en algún tipo de acción por parte de la FED, pero las expectativas se han enfriado después de escuchar a Bernanke.

El responsable del regulador monetario ha reconocido que la economía estadounidense debería crecer a un ritmo mayor para que el mercado laboral se recupere. No obstante, el funcionario no ha dado sugerencia alguna al respecto.

Respecto al mercado inmobiliario, Bernanke se ha llegado a mostrarse optimista al apuntar que en las últimas semanas se están viendo algunos signos de mejora.