Bloqueos comerciales y subsidios, asuntos que se deben reformar en la OMC

Reuters

La Unión Europea rechaza la dificultad que existe para responder ante aranceles de EE.UU.

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

La Organización Mundial del Comercio (OMC) lleva 22 años ocupándose de las normas que rigen el intercambio de bienes y servicios entre sus 164 miembros que acaparan 98% de la actividad comercial del mundo. Sin embargo, varios de sus asociados, principalmente Estados Unidos y la Unión Europea, han criticado recientemente un sistema que no solo consideran lento para evitar bloqueos y regular el comercio de servicios, sino que también perciben como injusto en el trato de algunos de sus miembros, sobre todo, en el caso de China.

Una de las principales objeciones que enfrenta la OMC es el hecho de otorgar al gigante asiático el estatus de “economía de mercado” desde 2015, condición que implica utilizar otro tipo de metodologías para determinar las cuotas por ‘dumping’ que debe asumir el país, las cuales tenderían a ser más bajas y no utilizarían los precios y costos chinos en el cálculo de valor.

Estos mismos desacuerdos ocasionaron una guerra comercial entre EE.UU. y China que tomó un punto álgido el pasado 6 de julio, cuando ambas naciones aplicaron aranceles de 25% por valores de US$34.000 millones en más de 800 productos. El 11 de julio, el presidente Donald Trump anunció aranceles de 10% para productos comestibles, tecnología y accesorios por un valor de US$200.000 millones.

Otro de los temas donde la OMC ha recibido críticas es en el de las negociaciones sobre los servicios donde muchos miembros mantienen restricciones proteccionistas. A pesar de que el organismo busca promover el crecimiento económico de todos los interlocutores comerciales, no existe la apertura necesaria debido a la longevidad de las normativas, expedidas en marzo de 2001.

El profesor de Economía Internacional de la Universidad de Harvard, Richard Cooper, mencionó que “las principales deficiencias de la OMC son las reglas para el comercio internacional de servicios, donde son más vagas y generales que para las mercancías” y agregó que las llamadas “áreas de libre comercio” cuentan con muchas excepciones que las han convertido en “áreas de comercio preferencial”.

Otros factores de preocupación en torno a la OMC son los bloqueos del terreno comercial que abarcan el tema de las retaliaciones contra los aranceles de otros países. Dicha inquietud fue impulsada por la Unión Europea a raíz de los aranceles de 25% al acero y 10% al aluminio impuestos por Donald Trump a la UE, Canadá y México, pues las respuestas no han sido fáciles debido a que la entidad no lo permite.

El director de Comercio Internacional de Lewin & Wills, Santiago Wills, mencionó que “para hacerlo hay que surtir todo el mecanismo de solución de diferencias de la OMC y que la organización autorice al país afectado para tomar medidas contra EE.UU.”.

La rigidez de las normativas de la OMC también dificulta las negociaciones comerciales pues los “intereses encontrados” de cada una frenan los procesos. Por ello, la solución que promueve el bloque económico del Viejo Continente es impulsar el esquema de negociaciones plurilaterales, vigente en la OMC y que permite la entrada a los miembros que quieran sin obligación alguna.

LOS CONTRASTES

  • Richard CooperProfesor de Economía Internacional de la Universidad de Harvard

    “Las principales deficiencias que tiene la OMC están en las reglas para el comercio internacional de servicios, que son más vagas y generales”.


  • Santiago WillsDirector de Comunicación Internacional de Lewin y Wills

    “Para responder a aranceles, hay que surtir todo el mecanismo de solución de diferencias de la OMC y que se autorice a tomar medidas”.

En cuanto a los subsidios que otorgan las naciones de la OMC, el problema está en definir el esquema probatorio para identificar cuales generan daños en otras economías. Wills destacó que “la UE propone incluir los subsidios generales entre los que están expresamente prohibidos por la OMC, permitiendo que las pruebas sobre la afectación caigan sobre el emisor”.

En materia de solución de diferencias, se pretende evitar mayores bloqueos con el número de ‘jueces’ del Órgano de Apelación (“OA”) de la OMC.

Otros temas a tener en cuenta por el organismo

Según Wills, otro de los asuntos que la OMC debe evaluar es la reforma a su mecanismo de solución de diferencias, pues Estados Unidos está bloqueando el nombramiento de varios miembros de la norma de apelación, lo que la desmantela poco a poco. “Legalmente, deben existir tres jueces en el órgano de apelación para atender cada caso, y para diciembre de 2019 solo va a haber uno”, agregó. Para ese entonces, no existiría norma de apelación en la OMC, por lo que la UE busca tratar de mover algunos temas de apelación y ampliar los tiempos de su toma de decisiones.

TEMAS


OMC - Donald Trump - Estados unidos - China - Comercio - Aranceles - Importaciones