BMW ganó US$10.700 millones el año pasado, con un crecimiento de 26%

El beneficio antes de impuestos fue de US$13.102 millones, un 10,2% más

Expansión

El grupo automovilístico BMW obtuvo el año pasado un beneficio neto de US$10.700 millones, un 26% más que el resultado logrado en 2016. Los ingresos fueron de US$121.348 millones, un 4,8% más gracias a unas ventas de 2,46 millones de vehículos, un 4,1% más, incluyendo las tres marcas de vehículos, BMW, Mini y Rolls-Royce y la división Motorrad de motocicletas.

El beneficio antes de impuestos fue de US$13.102 millones, un 10,2% más, lo que arroja un margen del 10,8%. Los ingresos derivados de la división de automóvil fueron de US$108.932 millones, un 2,5% más, con un margen operativo del 8,9%. La facturación de la división de motocicletas ascendió a US$2.807 millones, un 10,3% más con un margen del 9,1% sobre ventas, superando las 164.000 entregas de vehículos de dos ruedas.

En cuanto al capex (gastos de capital) sumó US$8.745 millones, un 22,1% más, mientras que el flujo de caja de la división de automoción se redujo un 23% en US$5.520 millones.

Ofensiva de producto
Harald Krüger, presidente del consejo de administración de BMW, explicó durante la presentación de resultados que el grupo se encuentra en “la mayor ofensiva de producto de su historia y estamos en la fase II”. Como el resto de sus rivales premium alemanes, se va a centrar en el desarrollo de los vehículos todocamino. Ya ha lanzado el X2, está lanzando la actualización del X4 y llegará a final de año el X7.

También en la segunda parte del año llegará el Z4 y la gran berlina Serie 8. En cuanto a la electrificaicón, destaca la versión roadster del i8, su superdeportivo híbrido enchufable.

En cuanto a Rolls-Royce acaba de lanzar al mercado la nueva generación de su buque insignia, el Phantom.

En cuanto a las emisiones diésel, el máximo responsable de Relaciones Institucionales, Maximiliam Schöberl dijo que “en ningún caso ha habido manipulación por parte de BMW y estamos en continúa colaboración con las autoridades”.

En cuanto a electrificación, “el primer BMW iNext y el i4 se van a fabricar en Alemania. Hemos gastado 1.000 millones más en I+D que en 2016”, dijo Krüeger, quien presumió que “hemos reducido a 122 gramos de CO2 en 2017 nuestras emisiones medias”.

TEMAS


BMW - Automotor - Resultados 2017