BMW planea ser la primera automotriz extranjera en controlar una sociedad china

El aumento de la propiedad en BMW Brilliance Automotive llegaría en un momento oportuno para la empresa alemana.

Bloomberg

BMW AG, entre las grandes empresas más expuestas a una guerra comercial, va a hacerse con una participación mayoritaria en una sociedad china, convirtiéndose en la primera beneficiaria de las reformas que el Gobierno ha introducido en el mayor mercado de automóviles del mundo.

BMW planea revelar pronto la nueva estructura en la propiedad de la firma que mantiene con Brilliance China Automotive Holdings Ltd., según una persona conocedora del plan, quien pidió no ser identificada porque los términos del acuerdo son confidenciales.

BMW ahora controla 50% de la sociedad. Su máximo responsable, Harald Krueger, estuvo en Berlín al inicio de semana, precisamente cuando se realizaba una cumbre entre el primer ministro chino, Li Keqiang, y la canciller alemana, Angela Merkel. Entre los temas que se abordaron se incluyó las posibilidades de más apertura de China a la inversión extranjera.

Según los acuerdos firmados en la reunión, la empresa química Basf acordó invertir hasta US$10.000 millones en una nueva fábrica en China, de la cual tendría el control completo de la propiedad, también en un hecho inédito para la industria.

BMW declinó comentar sobre el estado de las discusiones con Brilliance. La empresa alemana tiene previsto elevar su participación en la sociedad al menos hasta 75%, informó previamente la revista Manager Magazin.

Brilliance, que ahora tiene 40,5% de la sociedad, no respondió de inmediato a las llamadas y correos electrónicos solicitando sus comentarios sobre el tema.

El aumento de la propiedad en BMW Brilliance Automotive llegaría en un momento oportuno para la empresa alemana, que depende fuertemente de la producción de su fábrica en Estados Unidos, donde produce vehículos utilitarios para el mercado mundial.

Esta estrategia podría quedar amenazada por el escalamiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que tiene el potencial de encarecer el precio de los vehículos exportados desde su fábrica estadounidense.

Las acciones de Brilliance cayeron hasta 20%, en lo que fue su mayor caída intradía desde octubre de 2008, ante el temor de que la empresa no se beneficie del esperado crecimiento de las utilidades de la sociedad que tiene con BMW. Baic Motor Corp., socio de Daimler, también registró una caída.

Otras automotrices, incluidas Volkswagen AG, General Motors Co., Ford Motor Co., y Toyota Motor Corp., también trabajan con socios locales en China.

La decisión de BMW se da después de que China esbozara en abril sus planes para flexibilizar las restricciones para la propiedad extranjera en el país, dando la posibilidad de que automotrices internacionales puedan comprar eventualmente a sus socios locales. Las multinacionales han buscado durante años un mayor acceso al mercado automotriz chino, actualmente el mayor del mundo.

TEMAS


BMW - Alemania - China - BMW Brilliance Automotive - guerra comercial - Guerra Comercial Trump