Caen bonos de YPF, luego de que le quitaran la concesión de áreas petroleras en Argentina

Bloomberg

Los bonos que vendió YPF SA, el mayor productor de petróleo de Argentina, están cayendo al nivel más bajo en 27 meses luego de que dos provincias le retiraran concesiones en momentos en que el gobierno exige mayores niveles de inversión y producción.

La caída de los precios ha hecho que el rendimiento de los pagarés de YPF con vencimiento en 2018 en los últimos dos meses subiera 139 puntos básicos a 10%, el porcentaje más alto desde diciembre de 2009. Esto redujo la brecha respecto de la deuda del gobierno con similar vencimiento a 75 puntos básicos, el diferencial más chico desde enero de 2011. Los costos del endeudamiento para las compañías energéticas latinoamericanas del índice Labi de Credit Suisse bajaron 135 puntos básicos en los últimos 60 días a 6,1%.

Los inversores especulan que otras provincias le retirarán concesiones a YPF luego de que Chubut y Santa Cruz revocaran cuatro licencias de áreas petroleras que representan el 7% de la producción, cercenando su capacidad para rembolsar deuda por la caída de la producción, dijo Luz Padilla, que colabora en la gestión de US$1.000 millones de deuda de mercados emergentes, incluidos los bonos de YPF, en Doubleline Capital LP en Los Ángeles.

Argentina pidió a las empresas de energía en enero que aumentaran la producción y la inversión y un mes después las provincias productoras de petróleo amenazaron con retirarles las concesiones luego de que las importaciones se duplicaran el año pasado respecto de 2010, contribuyendo a reducir el superávit comercial.

“Se trata de una situación sumamente incierta que incide en los bonos”, señaló Bevan Rosenbloom, analista de deuda empresarial de Citigroup Inc., en una entrevista telefónica desde Nueva York. “La siguiente conjetura lógica” sería que perdieran otras licencias.

El rendimiento de YPF trepó 180 puntos básicos, o 1,80 punto porcentual, en el último año, según Trace, sistema de información de precios de bonos de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera, en tanto el gobierno federal intensificó la presión para que la empresa produjera más petróleo y los medios locales informaron que el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner buscaría tomar el control de la compañía.

YPF tiene 90 días para retirar sus equipos de las áreas petroleras y devolverlos a Chubut, declaró a la prensa el gobernador de la provincia, Martín Buzzi, el 14 de marzo.

Las inversiones en la industria energética se redujeron luego de que un congelamiento de diez años de los precios del petróleo fijó en US$42 el barril el máximo que pueden cobrar los productores por las exportaciones, mientras que los precios internacionales del petróleo aumentaron a más del doble, llegando a unos US$105 el barril.

“No sólo YPF se ve perjudicada”, señaló Padilla, que administra US$3,6 millones de bonos de YPF en Doubleline. “También se perjudicarán las demás compañías de la industria y las provincias que, como Chubut, tienen bonos vigentes que dependen de los pagos de compañías como YPF y Pan American Energy. Están escupiendo al cielo”.

 

TEMAS


Argentina