Cambio climático costará a la región $180 billones

Expansión

América Latina y el Caribe sufrirán daños anuales por valor de US$100.000 millones hasta 2050 a consecuencia de los efectos relacionados con el calentamiento global y el cambio climático, según el avance de un informe divulgado ayer por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El escenario analizado contempla apenas una subida de 2 grados centígrados por encima de los niveles actuales, que se traducirá en daños por unos US$100.000 millones cada año hasta 2050, lo que equivale al 2% del PIB de la región .

Estos datos forman parte al reporte titulado 'El Desafío Climático y de Desarrollo en América Latina y el Caribe: Opciones para un Desarrollo Resistente Bajo en Carbono', elaborado por el BID junto con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Por ello, se calcula que los países de la región deberán realizar inversiones anuales adicionales de US$110.000 millones a lo largo de las próximas cuatro décadas para reducir las emisiones de carbono per cápita a niveles acordes con los objetivos de estabilización del clima mundial.

América Latina y el Caribe producen sólo 11% de las emisiones causantes del calentamiento global, y sin embargo la región es 'especialmente vulnerable a sus efectos'.

Esta vulnerabilidad se debe 'a su dependencia económica de las exportaciones de recursos naturales, la existencia de una red de infraestructura especialmente sensible a los fenómenos climáticos, y a la presencia de fenómenos bioclimáticos como la cuenca amazónica, el bioma coralino del Caribe, los humedales costeros y los frágiles ecosistemas montañosos'.

'Muchos cambios climáticos son irreversibles y seguirán afectando a la región en el largo plazo', dijo Walter Vergara, jefe de la división de Cambio Climático y Sostenibilidad del BID e investigador líder del estudio.

Para Vergara, 'la adaptación es necesaria para prevenir más daños, pero no es suficiente. Necesitamos acciones más decididas para doblar la curva de las emisiones en las próximas décadas', subrayó.

De seguir con el ritmo actual, en 2050 América Latina y el Caribe aportarán 9,3 toneladas per cápita de gases de efecto invernadero, frente a 4,7 toneladas per cápita actuales.

El objetivo es reducir la curva de emisiones a 2 toneladas per cápita, frenando la deforestación y otras prácticas de uso de la tierra para 2030, combinadas con medidas que eliminen la huella de carbono en la matriz energética y en la infraestructura de transporte para 2050.

'En el largo plazo', agregó Vergara, 'esta es la manera más certera de asegurarse de que América Latina y el Caribe sigan prosperando de una forma sostenible'.

TEMAS


América Latina