Cameron estudia restricción migratoria

Bloomberg

Expansión

El primer ministro británico, David Cameron, dijo ayer que su Gobierno estudiaría una posible restricción de la entrada de emigrantes de países en crisis como Grecia en caso de ‘tensiones extraordinarias’ por una ruptura de la zona euro.

Ante una comisión de enlace del Parlamento británico, Cameron dijo que, aunque espera que eso no suceda, el Ejecutivo británico tiene planes de emergencia y hará 'lo que tenga que hacer' para proteger al Reino Unido si la situación empeora.

'Creo que la posición legal es que, si hay tensiones extraordinarias, será posible tomar medidas para restringir los flujos migratorios, pero obviamente esperamos que no suceda', indicó el 'premier' al ser preguntado por el riesgo de que el Reino Unido se convierta en un refugio para emigrantes de países que salgan del euro.

'Estaría dispuesto a hacer todo lo que sea necesario para garantizar la seguridad de nuestro país, para que nuestro sistema bancario siga siendo fuerte y para mantener nuestra economía robusta', apuntó el líder conservador.

David Cameron insistió en que 'esperemos que eso no ocurra, pero entiendo que hay poderes legales si se registran tensiones particulares'.

Ante la comisión parlamentaria Cameron expuso así la posición de su Gobierno frente a los cambios que se debaten en la Unión Europea (UE) y, además de referirse a la emigración, apoyó una unión bancaria en la zona euro, que en su opinión no conllevaría cambios significativos para el Reino Unido.

Si los 17 países de la eurozona crean una unión bancaria para ellos -lo que, francamente, creo que deben hacer- y nosotros podemos introducir las salvaguardas adecuadas, no significaría un cambio fundamental para nosotros', concluyó.