Cataluña ‘tira la toalla’ en la pelea por Eurovegas

Rubén López - rlopez@larepublica.com.co

Todo parece apuntar a que la región española de Cataluña no seguirá en la pelea por lograr la concesión del macro complejo hotelero y de casinos que Sheldon Adelson, CEO de Las Vegas Sands, quiere construir en España.

Desde que Adelson anunciara meses atrás su intención de crear un “Eurovegas” en España, Catañuña (comunidad autónoma donde se ubica Barcelona) y Madrid comenzaron su lucha por atraer la gran inversión que promete el magnate. Al final, parece seguro que la capital será el emplazamiento final.

“Eurovegas”, que pretende construir 12 grandes hoteles de lujo y seis casinos, entre otros negocios de ocio, prevé una inversión de unos US$35.000 millones y la creación de 250.000 puestos de trabajo, unas cifras muy interesantes para la maltrecha economía española.

A los sectores y empresarios que tienen poca fe en que finalmente se realice su realización, Fabio Moscoso, experto en competitividad de la universidad EAN, responde que “sí es viable su construcción e interesante desde el punto de vista empresarial. España es el principal destino turístico en Europa”.

En este sentido, Laura Azcoaga, experta en dirección de empresas de la Universidad Carlos III de Madrid, habló sobre el impacto. “Un proyecto de estas dimensiones puede ser bueno y malo para la competencia. Para las Pymes será muy difícil competir contra él, pero sin duda atraerá mucho comercio y las empresas de la competencia, si hacen un esfuerzo para renovarse y diferenciarse, también se podrán beneficiar”, concluyó.

Gobierno catalán, con un as bajo la manga

Aunque el gobierno de Cataluña da por perdida la adquisición del complejo “Eurovegas”, no han perdido el tiempo y el pasado viernes presentó su “as bajo la manga”. Su nombre es “Barcelona World” y consistirá en seis parques temáticos con casinos con una inversión total de US$6.000 millones. El proyecto, cuyo empresario principal es Enrique Bañuelos, quien amasó su fortuna en Brasil, podrá dar trabajo a unas 20.000 personas, según sus promotores, y calcula recibir unos 10 millones de visitas al año.