China buscará una desaceleración leve y reformas estructurales fuertes

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

China deberá adoptar un crecimiento más lento y reformas políticas más fuertes si quiere evitar que su economía tenga un aterrizaje forzoso y cause mayor desequilibrio en la economía mundial.

En la clausura de la Asamblea Nacional Popular de China, su primer ministro, Wen Jiabao, anunció que el país acelerará las reformas económicas y permitirá que su moneda flote con mayor libertad, como fórmula para alcanzar un crecimiento más sostenible y proteger al país contra las presiones externas.

'Debido a la crisis de deuda europea y un encogimiento del mercado externo, hay presiones a la baja en la economía china. Bajo esas circunstancias, bajamos la meta de ritmo de crecimiento principalmente para permitir ajustes estructurales', dijo Wen.

'Hay unos desequilibrios en la economía china que se tienen que componer. Pero el arreglo puede ser suave o forzoso. Aún existe un riesgo de que el crecimiento caiga con mucha fuerza de un año para otro', dijo Andrés Pardo, director de investigaciones de Corficolombiana.

'El hecho de que China se esté desacelerando es positivo mientras sea gradual y mientras sea un proceso en el cual se haga una reforma de los desequilibrios paulatinamente', agregó.

El actual estado de la economía tiene varios riesgos. Por un lado el gobierno mantiene unos incentivos para la inversión generando excedentes que afectan el consumo a nivel global.

Uno de esos impulsos viene de una tasa de cambio artificial del yuan que ayuda al sector exportador, lo cual continúa generando tensiones con otros países.

Wen intentó dejar la puerta abierta para una modificación de las bandas de cambio al decir que 'el Gobierno seguirá reformando el mecanismo de cambio', pero no dio muchas esperanzas al aclarar que el renminbi (nombre oficial de la moneda) está cerca del equilibrio'.

'No van a flexibilizar del todo el yuan pero ya ha habido anuncios del Primer Ministro de que van a ampliar las bandas de cambio para que haya una mejor fluctuación', dijo Diana Aranguren, analista de Helm Bank.

'Una desaceleración no es el escenario optimo, ya que muchos países dependen de la demanda de China, pero si se compara con un aterrizase forzoso es preferible. Los riesgos continúan pero ya se muestra un compromiso serio del gobierno', agregó.

Otro problema es la burbuja de construcción, pues se sigue incentivando más allá de lo que necesita. Así se genera un exceso que supera la demanda y por eso hay un riesgo de que la burbuja inmobiliaria explote.

El Primer Ministro insistió en la necesidad de seguir con los frenos puestos al sector inmobiliario. China ha ido introduciendo nuevas medidas como el endurecimiento en la concesión de las hipotecas o la creación de un impuesto a la propiedad en ciudades.

Wen se retirará el próximo año junto al presidente Hu Jintao, después de casi 10 años en el poder, periodo que coincide con el crecimiento de China hasta convertirse en la segunda mayor economía del mundo.

Las opiniones

Andrés Pardo
Director de investigaciones de Corficolombiana

'El hecho de que China se esté desacelerando es positivo mientras sea gradual y mientras sea un proceso en el cual se haga una reforma de los desequilibrios paulatinamente'

Diana Aranguren
Analista de Helm Bank

'No van a flexibilizar del todo el yuan pero ya han habido anuncios del Primer Ministro de que van a ampliar las bandas de cambio para que haya una mejor fluctuación'.

TEMAS


China