China reduce aranceles a importaciones de carros en concesión a Estados Unidos

El presidente Donald Trump retiró la amenaza de imponer aranceles a importaciones chinas valoradas en miles de millones de dólares.

Diario Financiero

China está dando pasos para desactivar una guerra comercial con Estados Unidos y anunció este martes que reducirá el arancel a la importación de vehículos de pasajeros a 15%, en una mayor apertura de un mercado que ha sido uno de los principales objetivos de la potencia norteamericana.

El Ministerio de Finanzas chino anunció este martes que la tarifa será reducida a partir del 1 de julio, desde 25% que fue impuesto hace más de una década.

El anuncio sigue a la tregua entre la administración de Donald Trump y la administración china, en un esfuerzo por despejar las tensiones y evitar una guerra comercial.

Si bien la reducción de la tarifa puede ser vista como una concesión a Trump y beneficiará a fabricantes estadounidenses como Tesla, la medida también tendrá un impacto positivo para empresas de Europa y Asia como Daimler y Toyota Motor.

Las acciones de Tata Motors , propietaria de Jaguar Land Rover, y de BMW se dispararon tras las noticias.

La última reducción de tarifas es parte de una serie de medidas anunciadas en los últimos meses y destinadas a demostrar el compromiso de China con la apertura de su economía, en parte como respuesta a las acusaciones de proteccionismo de parte de la administración de Trump.  Beijing también ha prometido reducir los límites a la propiedad en el sector automotriz y bancario, y en noviembre redujo los aranceles en casi 200 categorías de productos de consumo.

La tarifa de importación de partes de automóviles será reducida a 6%, dijo el Ministerio de Finanzas.

El 18 de mayo China anunció que terminaría su investigación por dumping y uso de subsidios contra las importaciones de sorgo estadounidense, argumentando razones de “interés público”. La medida, sumada con gestos recientes como la revisión de la aplicación de Qualcomm para comprar NXP Semiconductor, es una señal de conciliación desde el lado del gobierno chino.

Cese al fuego

El presidente Donald Trump retiró el fin de semana la amenaza de imponer aranceles a importaciones chinas valoradas en miles de millones de dólares, a consecuencia de la falta de acuerdo en la Casa Blanca sobre la estrategia comercial y el temor de que se pueda perjudicar las negociaciones con Corea del Norte, según personas informadas de las discusiones en el interior de la Administración.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, anunció el domingo la suspensión del plan para imponer nuevas tarifas, y Trump tuiteó el lunes que el Gobierno chino había aceptado comprar un monto no determinado de productos agrícolas estadounidenses.

Trump también cedió a la intensa presión de los republicanos de los estados agrícolas en la Casa Blanca que abogaron para que se resuelvan las diferencias comerciales con China, a fin de evitar que sus productos sean objetivo de tarifas en represalia.

Algunos de sus seguidores más radicales, liderados por el exjefe de estrategia Steven Bannon, criticaron el acuerdo como una capitulación.

El acuerdo al menos posterga la amenaza de una guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo, una amenaza que había sacudido a los mercados financieros en los últimos meses. Pero muchas de las dudas de Estados Unidos acerca de las prácticas económicas de China siguen sin resolverse: su compra de tecnología estadounidense, sus planes para subsidiar el crecimiento de industrial avanzadas como la inteligencia artificial y energía limpia; y la restricción del acceso a empresas estadounidenses a los mercados chinos.

TEMAS


China - Estados unidos - guerra comercial - Guerra Comercial Trump - Exportaciones - Carros - Ventas de carros