Coca-Cola logra que alumineros libren el arancel de Donald Trump

Reuters

Empresas consumidoras de aluminio cabildearon para lograr dispensas a la tarifa de 10%

El Economista

Ante la presión de Coca-Cola y otras empresas consumidoras, el gobierno de Estados Unidos concedió la importación de productos de aluminio desde México sin pagar aranceles ante la exigencia de sus empresas e industrias consumidoras del metal, “proclama” que podría dar respuesta para liberar al sector nacional de la medida 232, cuyo gravamen es de 10%, informó Ramón Beltrán, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Aluminio (Canalum).

A finales del mes pasado, el presidente estadounidense Donald Trump firmó proclamas que otorgan exclusiones de productos del aluminio y acero de origen argentino, coreano y brasileño, y a petición de diversas empresas de EE.UU. se incluye el aluminio de México. No obstante, la medida se encuentra a la espera de que termine la negociación entre Estados Unidos y Canadá para proceder a exportar sin aranceles, puesto que Canadá es un gran productor de acero en la región de Norteamérica, comentó Beltrán en entrevista posterior al foro La Industria del Aluminio y el Nuevo Tlcan, organizado por la Canalum.

“El 29 de agosto de este año, la Casa Blanca hizo una proclama firmada por Donald Trump en donde dice que si la industria de EU encuentra que necesita comprar aluminio de México porque su producción no es suficiente a su industria o porque no tiene las calidades o cualidades necesarias, simplemente mediante una petición van a poder traerlo de México sin pagar ningún arancel”.

El industrial mexicano explicó que fueron las propias empresas estadounidenses consumidoras del aluminio mexicano quienes solicitaron importar productos libres de aranceles, para evitar el traslado de mayores costos al consumidor estadounidense.

“Coca-Cola (en Estados Unidos) anunció el incremento de su lata de refresco (proveniente de México) por el arancel impuesto de 10% y esto lo puso ante la Casa Blanca, le dijo que esto ha contribuido a que el consumidor estadounidense no se beneficie y pague más por un refresco”, comentó Ramón Beltrán.

La concesión que otorga el gobierno de Trump corresponde a productos en donde “la industria estadounidense nos necesita, y nos lo compran porque ellos no lo harían mejor, no por el tema de costos sino por el producto”.

En tanto, el jefe de la Negociación Técnica para el Tlcan de la Secretaría de Economía, Kenneth Smith, explicó que se busca que las negociaciones entre Estados Unidos y Canadá terminen y se pueda concluir el acuerdo trilateral para posteriormente dar cese al acero y aluminio. De acuerdo con la Canalum, México no produce aluminio como insumo, sino productos elaborados como escaleras, latas para refrescos y cerveza, autopartes, entre otros 150 diferentes productos que se envían a EE.UU, ante la demanda por empresas.

Canadá produce 3 millones de toneladas de acero y Estados Unidos lo hace con 750.000 toneladas, abundó Ramón Beltrán.

México debe comprar 2 millones de toneladas de aluminio al año y EE.UU. debe comprar 8 millones de toneladas del metal al mundo, mientras que Canadá es autosuficiente. “Cada país en su industria del acero es diferente. Los puntos de coincidencia de los aranceles de la 232 no contribuyen a un mejor comercio”.

TEMAS


Coca Cola - Aranceles - Aluminio - Tlcan - Donald Trump - guerra comercial - Guerra Comercial Trump