Comenzó choque de trenes entre Francia y Alemania por pacto de fiscalización

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

La decisión de Francia de no ratificar el pacto de estabilidad fiscal aprobado en diciembre podría encontrar eco en otros países y la zona euro entraría de nuevo en una etapa de incertidumbre y negociación, agudizada por el hecho de que son las dos mayores economías de la zona las que tienen opiniones encontradas.

El nuevo ministro de finanzas de Francia, Pierre Moscovici, anunció que el gobierno tiene la determinación de no ratificar el acuerdo de consolidación fiscal si no incluye enmiendas para incentivar el crecimiento de los países, además del control del presupuesto.

'Lo que hemos dicho es que el tratado no será ratificado tal y como está. Somos firmes a este respecto', dijo Moscovici al canal de televisión BFM.

'(El pacto) debe ser reforzado con una parte relativa al crecimiento económico, y cuando decimos eso, nos estamos refiriendo a una ambiciosa estrategia de crecimiento', agregó.

En la actualidad, el tratado que fue aprobado en diciembre con mucha dificultad entre 25 de los 27 países de la Unión Europea, solo estipula que los gobiernos que lo ratifiquen estarán obligados a mantener su déficit estructural a menos de 0,5% de su PIB ó 1% en casos extraordinarios, y reducir su deuda al 60%.

De no hacerlo, los gobiernos podrían enfrentar multas impuestas por la Corte de Justicia de la UE, de hasta el 0,1% del producto interno.

Ahora bien, la negativa de Francia a ratificar el pacto podría ser el primer paso en el choque de trenes entre las dos economías más grandes de la zona y cuya amistad fue la causante de la estabilidad que tuvo la zona a principios de este año.

En días anteriores el gobierno alemán dijo que recibía con agrado la elección de un socialista en la presidencia de su vecino, pero aclaró que no renegociaría el tratado fiscal bajo ninguna circunstancia.

'Si no logran ponerse de acuerdo y Alemania sigue las políticas actuales, implicaría un choque de trenes porque serían dos fuerzas muy importantes', dijo Juan Camilo Rojas, analista de Correval.

Si bien el pacto solo deberá ser aprobado por 12 de las 17 economías que comparten el euro para que entre en vigencia, sin la aprobación del país galo, cuya deuda excede el 80%, el golpe para la confianza inversionista sería duro.

'Volveríamos a la incertidumbre que se vivió en noviembre. A Francia le tocaría aislarse y sin el respaldo de ellos el pacto perdería mucha importancia', añadió Rojas.

Pero el problema también sería para Alemania en caso de que otros países sigan los pasos de los franceses y se revelen ante las medidas de austeridad impuestas por los gobiernos más conservadores.

'Otros países tienen ahora un incentivo adicional para no unirse a la línea de austeridad alemana y esto aumentaría el riesgo y bajaría las calificaciones crediticias, empezando por Francia', dijo Diego Fernando Ochoa, jefe de investigaciones de Profesionales de Bolsa.

'Eso implicaría que la política de austeridad quedaría fraccionada. El señor Hollande quiere incrementar el crecimiento pero para hacer eso necesita recursos y esos solo pueden venir de dos vías: la deuda pública y subir los impuestos', agregó.

Al final, dado que son los parlamentos de cada nación los que deberán aprobar el pacto, Hollande deberá esperar el resultado de las elecciones legislativas el próximo 10 y 17 de junio, para ver si obtiene la mayoría de apoyo por parte de los socialistas.

Hasta el momento, solo Portugal, Grecia y Eslovenia han ratificado el acuerdo, que entraría en vigencia el primero de enero de 2013, excepto en países que hayan recibido un rescate.

Hollande redujo sueldos del gobierno
El nuevo Gobierno socialista de Francia comenzó ayer a trabajar en medio de compromisos para combatir la excesiva austeridad y a la vez gestionar mejor las finanzas públicas, marcando su debut con un recorte salarial del 30% para el presidente François Hollande y todos sus ministros, informó Reuters.

La reducción de sueldo fue aprobada durante la primera reunión ministerial del equipo de 34 funcionarios, un día después de que el Gobierno de Alemania concediera aumentos salariales para sus ministros y para la canciller Angela Merkel, cuya paga superará la de Hollande.

En un debut altamente simbólico, Hollande presidió la primera reunión de Gabinete en la que 17 ministros y 17 ministras aprobaron una reducción salarial del 30%, lo que dejará al presidente ganando un poco menos de ?$15.000 (US$19.100) mensuales.

El corte salarial, implementado por decreto, entra en vigor de inmediato y requerirá de una ley que será aplicada con retroactividad hasta mediados de mayo en el caso de Hollande, dijo la portavoz Najat Vallaud-Belkacem.

TEMAS


Alemania - Francia