Con nacionalización de Bankia, Rajoy pretende salvar la banca española

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

La nacionalización de Bankia, el cuarto banco por tamaño en España, no promete ser la solución definitiva a los problemas del sector financiero pero sí fue una medida necesaria para calmar los mercados y evitar el colapso del sistema bancario.

Esta no es la primera vez que el gobierno español interviene o nacionaliza un banco desde el inicio de la crisis de 2008, sin embargo, nunca lo había hecho con una de las cinco entidades más grandes del país.

En ese entonces, la administración de José Luis Rodríguez Zapatero creó el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) con el fin de realizar préstamos a las entidades que presentaban problemas con sus carteras por la crisis del sector inmobiliario. En 2010 se incluyó a Bankia entre las beneficiadas con una inyección de US$5,785 millones.

Dos años después, el presidente Mariano Rajoy ha aprovechado esa inyección de capital del Estado para convertirla en acciones de la entidad financiera. Esta jugada le ha permitido al gobierno español quedarse con el control del 45% de la participación y convertirse en el socio mayoritario. Este movimiento además le dará control total sobre la matriz del banco, BFA, la cual tenía todos los activos riesgosos.

Bankia seguía mostrando más problemas que el resto de los grandes bancos. Su exposición a activos riesgosos era de ?$37.517 millones (US$48.619 millones) en créditos inmobiliarios a finales del 2011, frente a los ?$25.350 millones (US$32.853 millones) del Banco Santander.

De ahí que el banco necesitaba intervención estatal para sobrevivir, medida con la cual están de acuerdo los analistas.

'Al ser el más expuesto en activos tóxicos del sector inmobiliario se necesitaba dar un mensaje de tranquilidad a los ahorradores', explicó Alfredo Barragán , especialista en banca de la Universidad de los Andes.

'La nacionalización fue obligatoria. En este caso, el gobierno de Rajoy le está dando una señal al sector para que los bancos estén tranquilos si están en problemas porque el Estado finalmente los va a salvar', dijo Marisol Torres, analista de Helm Bank.

'El panorama financiero de España sigue siendo crítico, pero los mercados lo leyeron como darle un espaldarazo del gobierno y más aun cuando mañana saldrán más requerimientos de provisiones para los bancos', agregó.

Bankia es el tercer banco en España por activos, el cuarto por ventas y el quinto en capitalización bursátil, según el índice de Forbes. Nació de un proceso de fusión de entidades que fomentaban el crédito hipotecario y que necesitaban más organización. Caja Madrid, Bancaja, Caja Laietana y las cajas de Canarias, Segovia, Ávila y Rioja, se juntaron para formar Bankia lo que explica su carácter 'sistémico' y la razón por qué no podía dejarse caer en quiebra.

Para Alejandro Reyes, director de investigaciones de Ultrabursátiles, 'Bankia se había vuelto complejo de manejar pero también muy grande para dejarse caer' y no era suficiente inyectarle capital pues, en últimas, 'cuando se nacionaliza las decisiones las toma solo el gobierno'.

'La existencia de ese banco es coyuntural, no es tradicional. En el futuro cercano habrá una consolidación de gastos y cuentas, y será un banco muy apretado de cinturón. Pero no creo que exista por mucho rato', agregó.

Por el momento el banco quedará en manos del Frob, el cual está controlado en su mayoría por el Banco de España.

TEMAS


Gobierno