Confianza del consumidor de EE.UU. cae en junio a su nivel más bajo de 2012

Reuters

El gasto personal en consumo de Estados Unidos fue plano en mayo, ya que los estadounidenses frenaron sus compras de vehículos, mientras que la confianza cayó a un mínimo de seis meses en junio, en las últimas señales negativas para la economía.

Aunque otro reporte el viernes mostró que la actividad manufacturera en la región central subió en junio, las fábricas registraron una modesta disminución en las órdenes nuevas.

El Departamento de Comercio dijo que el gasto en consumo personal no sufrió cambios en mayo, luego de aumentar apenas un 0,1 por ciento en abril. Este indicador representa más de dos tercios de la actividad económica estadounidense.

"Estamos viendo que el gasto de consumo se está enfriando un poco en el transcurso de los últimos meses. Eso lo que se espera, dada la incertidumbre y a los titulares preocupantes que hemos visto", dijo Omer Esiner, analista jefe de Commonwealth Foreign Exchange en Washington.

El gasto podría debilitarse más por la incertidumbre generada por la crisis de deuda en Europa y una política fiscal poco clara en Estados Unidos que fuerza a los ciudadanos a reducir el consumo.

Un informe final separado elaborado por Thomson Reuters y la University of Michigan sobre el índice de la confianza del consumidor cayó a 73,2 en junio respecto a 79,3 en mayo. Si bien la perspectiva de la economía se ha deteriorado en los últimos meses, sigue expandiéndose modestamente.

Un tercer reporte mostró que la actividad fabril en la región central subió en junio, con el empleo elevándose a su mayor nivel desde febrero. Las órdenes nuevas, sin embargo, cayeron.

La sede de Chicago del Instituto Nacional de Gerencia y Abastecimiento dijo que su índice general subió a 52,9 este mes desde 52,7 en mayo. Una cifra superior a 50 indica expansión en la economía regional.

"El mensaje desde Chicago es que las cosas no se están saliendo de control", indicó Dean Maki, jefe de economistas de Barclays, en Nueva York.

Los reportes tuvieron poco impacto en los mercados financieros estadounidenses, dado que los inversores están centrados en los eventos en Europa. Los líderes de la zona euro acordaron permitir el uso de un fondo de rescate para estabilizar los bancos de la región, provocando un alza de las acciones en Wall Street.

Los precios de la deuda del Tesoro mantuvieron sus pérdidas previas y el dólar retrocedió frente a una canasta de divisas.

 

Presiones inflacionarias

El gasto en consumo subió un 0,1% luego del ajuste por inflación en mayo. El pequeño aumento llevó a los economistas a modificar sus pronósticos para el crecimiento del segundo trimestre.

Economistas de Goldman Sachs rebajaron sus estimaciones del producto interno bruto al 1,6% anual desde el 1,7%.

Aunque la caída del precio de la gasolina contribuyó a contener el gasto el mes pasado, ejerció presión sobre la inflación. Un índice de precios para gasto personal bajó un 0,2% en mayo, el primer descenso en un año, y fue plano en abril.

El mes pasado, el gasto en bienes duraderos, como autos, cayó un 0,4% luego de bajar un 0,2% en abril. Las ventas de autos se habían apuntalado luego de que el sismo y el tsunami del año pasado en Japón dejaron a las concesionarias sin los populares modelos del país asiático.

El gasto en bienes no duraderos cayó un 0,8%, con los servicios avanzando un 0,3%

El débil crecimiento del ingreso mientras la economía lucha por generar empleo también está conteniendo el gasto. Los ingresos subieron un 0,2% luego de un avance similar en abril.

El incremento coincidió con las expectativas de los economistas.

TEMAS


Estados unidos